Opinión

Gasto de capital versus corriente

PULSO 22/11/2017

En los últimos años, el fisco ha subejecutado el gasto en inversión pública, en contraposición al gasto corriente, lo que debe ser un llamado de atención hacia la autoridad económica.

Un informe reciente de BBVA destaca que en una serie larga de cinco a seis años, interrumpida sólo en un año, el gasto de capital del gobierno se ha subejecutado, es decir, se ha desembolsado menos de lo planificado en inversiones públicas; mientras que el gasto corriente se ha sobreejecutado. De hecho, la proyección para el próximo año en el Presupuesto es que la relación entre gasto de inversión y corriente se hace incluso más desbalanceada en favor de este último.

Tal como subraya BBVA, detrás de la subejecución del gasto subyace un problema de que al Estado -por múltiples razones, las que pueden englobarse como problemas de gestión y falta de eficiencia- le cuesta ejecutar aquellas inversiones más estructurales que dependen de la administración central. Además, el gasto corriente es más fácil de suministrar a la economía y más complejo de retirar, lo que termina presionando a que este elemento aumente su participación.

No obstante, el problema es que precisamente el gasto en capital es un factor que puede estimular mejor la economía cuando se decide que el Estado tenga un rol más activo en dinamizarla si los privados se retraen. Los datos de BBVA y lo que se prevé para el Presupuesto del año próximo obligan a repensar la modernización estatal y la composición del gasto.