Opinión

Fútbol: la acusación de la FNE

PULSO 13/03/2018

La Fiscalía Nacional Económica sostiene que la cuota que se exige a los clubes que ascienden de Segunda División a Primera B sería una barrera de entrada. Es, sin embargo, una tesis discutible.

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) acusó a la ANFP de prácticas anticompetitivas y solicitó eliminar la cuota que deben pagar los equipos de la Segunda División que ascienden a la Primera B. El Tribunal de Defensa de Libre Competencia (TDLC) dio lugar a la tramitación del requerimiento. Según la FNE, la cuota y su monto (hoy rebajada de UF50 mil a UF24 mil) establecida en 2011 para los clubes que suben de categoría, impide o restringe la competencia y sería una “barrera artificial” de entrada de nuevos competidores. La ANFP ha señalado que el cambio en cuestión se hizo “siguiendo los criterios dados por economistas expertos y de gran prestigio”. El mecanismo obliga a pagar una cuota al equipo que asciende, la que se devuelve al que baja. Sin duda la acción de la FNE incursiona en un ámbito donde la experiencia comparada es escasa, debido a las particularidades del deporte profesional, su relación con el mercado, los consumidores o espectadores, y su inserción en organizaciones de carácter mundial, ajenas a los estados. Con todo, en la situación planteada la FNE no tendría razón en su argumentación, sin perjuicio de que la norma fijada por la ANFP pueda ser revaluada y mejorada, pues todos los clubes que han ascendido sí han participado en Primera B y no ha habido una barrera de entrada. Se debe considerar además que las reglas han estado claras desde el inicio de los torneos y el pago permite a los clubes recibir su parte de los ingresos del Canal del Fútbol.