Opinión

Estatuto laboral para e adulto mayor

PULSO 16/04/2018

A corto plazo puede ser un buen incentivo flexibilizar el mercado para las personas de más edad y así extender su vida laboral, pero pensando a largo plazo, resulta necesario ampliar ese cambio al resto de los grupos, en especial a los jóvenes.

El Ministerio del Trabajo analiza incluir en la reforma previsional una serie de medidas para extender la vida laboral de las personas de mayor edad. Para mantener y facilitar la empleabilidad de los adultos mayores, la idea es crear un estatuto laboral para personas mayores, cuyo propósito será flexibilizar ciertas normas del Código Laboral para incentivar la contratación en empresas de adultos ya jubilados que quieran mantenerse algunos años más en el mercado laboral. Se buscará una forma de reducir los actuales niveles de indemnizaciones por años de servicio en este grupo. Otra de las propuestas que también se afinan sería que la jornada de trabajo de los adultos mayores quede con un tope máximo de 30 horas semanales. También se podrían pactar diferentes alternativas de jornadas diarias y semanales en el contrato. En el fondo se busca reducir el costo de contratación y flexibilizar el mercado laboral a un grupo determinado, aunque se debe tener cuidado con poner un tope de 30 horas a la semana laboral, dado que sería un contrasentido si se pretende dar flaxibilidad.

Siempre es importante generar incentivos adecuados, sin embargo se debe tener claridad que esto es una posible solución de corto plazo. Se pueden generar los incentivos adecuados al sector privado para extender la vida laboral y por esa vía mejorar en algo la pensión. No obstante, en el largo plazo el camino es apuntar al mercado laboral en su conjunto, en especial a los jóvenes. Es que desde el punto de vista de política pública, es bastante más eficiente que los jóvenes empiecen a cotizar antes y así densificar sus aportes. Para ello se debe flexibilizar el mercado laboral. De hecho, la tasa de desempleo es mayor en los jóvenes que en las personas de tercera edad. La tasa de desocupación es 14,4% en en personas entre 20 y 24 años, y de 11,2% de 25 a 29 años. En el grupo de 65 a 69 años es de 3,3%.