Opinión

Empleo público

PULSO 07/12/2017

Las ocupaciones en el sector estatal se acercan al millón de personas. Se hace insostenible lacurva ascendente del peso del Estado en el producto y en la dotación de puestos laborales.

AUNQUE LAS proyecciones formuladas hace un par de años hablaban de que el desempleo escalaría hasta en un par de puntos, la tasa a nivel nacional se ha mantenido en torno a 7%. Esto, que en el papel parece un buen indicio, sin embargo oculta dos distorsiones: el aumento por sobre lo normal de los empleos por cuenta propia, en su versión más precarizada e informal, y la expansión del empleo en el sector público. Las ocupaciones en el sector estatal se acercan al millón de personas y de los 156 mil nuevos puestos creados, 70% corresponde a funcionarios del Estado. Con eso, el peso de este sector sobre el total de los empleos alcanzó al 11,9%, el mayor porcentaje desde que existe registro (2010). La realidad del sector privado es totalmente distinta, ya que en el mismo período se destruyeron 64.394 puestos de trabajo.

Se hace insostenible la curva ascendente del peso del Estado en el producto y en la dotación de puestos laborales. Efectivamente en el corto plazo puede ayudar a suavizar la situación de desempleo, pero no es el mejor escenario para el nuevo Gobierno, dado el contexto de estrechez fiscal que se vive. Dado ello, es indiscutible que las próximas autoridades tendrán que hacerse cargo de acotar la participación del Estado en materia de oferta laboral.