2292044_500.jpg

Opinión

El TPP y lo que viene ahora

PULSO 13/05/2016

Por Jorge Sahd K. El Congreso muestra grados de ideologización más altos, distintos al ambiente en que se debatió TLC con EEUU.

EL TPP ha entrado en tierra derecha para su ingreso al Congreso. Como muestra, la semana pasada nos visitó una delegación de parlamentarios norteamericanos encabezados por Nancy Pelosi, líder del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes. Su objetivo era recoger opiniones sobre el impacto del TPP en Chile y EEUU, considerando que el acuerdo definirá las reglas del juego del bloque Asia-Pacífico. ¿Cómo debería el Gobierno enfrentar los próximos pasos? Primero, intensificar la difusión del TPP a lo largo de Chile, explicando sus alcances a pequeñas y medianas empresas, universidades, gremios exportadores y líderes de opinión. Aún persiste una falta de conocimiento sobre los beneficios y oportunidades del acuerdo. Poco se sabe que el TPP amplía el acceso a los mercados, incluyendo con preferencia arancelaria más de 3.000 productos excluidos en algunos de los TLC firmados por Chile y los países miembros del acuerdo, como son la carne bovina y los lácteos.

Lo mismo ocurre con cadenas globales de valor, que permitirán incorporar insumos de países del TPP a la producción local, para luego exportar con preferencia arancelaria. Finalmente, la existencia de mecanismos de solución de controversias más expeditos contribuirá a resolver con más eficacia la imposición de restricciones no arancelarias, como los retrasos injustificados de países para autorizar el ingreso de un producto nacional.

Segundo, será necesaria una estrategia que identifique los actores clave en el Congreso. Al ser el TPP un acuerdo comprensivo, las vocerías no provendrán solo de parlamentarios ligados a asuntos internacionales, sino también de salud, laboral o medioambiente. El esfuerzo de generar una masa crítica de parlamentarios debidamente informados y capaces de apoyar el TPP ayudará a convencer a otros congresistas. Será clave derribar mitos, tales como la falta de necesidad de negociar con países con los cuales ya tenemos acuerdos bilaterales o las normas de protección de medicamentos.

Hoy, el Congreso muestra grados de ideologización significativamente más altos, muy distintos al ambiente en que se debatió el TLC con EEUU, que contó con un apoyo casi unánime. Enfrentar la percepción negativa frente a estos acuerdos de integración será una tarea vital.

Finalmente, de aprobarse en el Congreso, el Estado deberá poner a punto sus servicios públicos para que el TPP sea exitoso en su implementación. Una Aduana moderna, un portal de ChileCompra integrado al mundo y una coherencia en las reglas para los exportadores, serán fundamentales para que este acuerdo sea más que una declaración de intenciones. Quizá aquí radica el principal desafío.

El autor es subdirector Estudios Internacionales y profesor Derecho UC.