Opinión

El llamado del ministro de Hacienda a moderar el tono

PULSO 26/01/2016

En Chile se pueden adoptar medidas para no amplificar los shocks externos. Ello demanda de la autoridad reducir el ímpetu reformista.

El Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, participó del Foro Económico Mundial de Davos. Las visiones más pesimistas respecto de la actividad global de los asistentes se juntaron con las nuevas proyecciones del Fondo Monetario Internacional conocidas durante la semana pasada. El FMI bajó su proyección de crecimiento mundial, lo que arrastrará también a la actividad chilena a expandirse solo un 2,1% este año. Pese al fuerte ajuste a la baja en el pronóstico para Chile, ese número pareciera situarse en el techo de las previsiones de los analistas y agentes del mercado local. Ante este escenario, y con un cobre que ronda los US$2 la libra, Rodrigo Valdés hizo un llamado desde Davos en una entrevista en PULSO: “Tenemos que trabajar más para bajar el tono, creo que fuimos bastante exitosos hace seis meses, cuando los ánimos estaban bastante caldeados y logramos ponernos de acuerdo en varias cosas, como el Presupuesto (…) Espero que podamos hacer lo mismo en otros temas que están sobre la mesa, tenemos que tener noción y cuidado, ya que las acciones de todo tipo impactan en la economía”.

Este relevante llamado lo acompañó de frases interesantes que dan una noción de la etapa en que estamos, como por ejemplo que “las recuperaciones no dependen exclusivamente de nosotros, pero podemos ayudar a que el crecimiento sea más robusto”.

Los mensajes están presentados y son para todos. Empresarios y políticos oficialistas y de la oposición son los receptores. La situación externa está difícil y es necesario aunar criterios, que todas las partes puedan ceder en algunas materias en las discusiones de la coyuntura, como por ejemplo en la Reforma Laboral. Las amenazas de paros nacionales por parte de la CUT porque no está de acuerdo con algún punto de la Reforma Laboral, o la anulación de la Ley de Pesca pese al amplio apoyo recibido de los parlamentarios en su momento, son materias que generan incertidumbre doméstica y que no ayudan a robustecer el crecimiento de Chile.

El mismo Valdés lo resume de manera muy nítida en la entrevista: “En tiempos de volatilidad, cuando hay incertidumbre, es bueno no inventar cosas raras, sino que tratar de hacer lo que sabemos hacer como país y que ha dado buenos resultados”.

¿Qué es lo que se debe hacer?

Desde el punto de vista del corto plazo, hay que aplicar las reglas del juego y moderar al máximo las reformas, pero también se requiere de gestos e ideas frescas que logren restablecer la confianza empresarial y del consumidor, que sigue en terreno negativo. De esta manera no se amplificarán los shocks externos. En una visión de más largo plazo, se debe poner el foco en productividad, algo que la actual administración está intentando llevar adelante y que el sector privado también mira con interés.

Pero para que todas estas ideas y buenas intenciones surtan el efecto esperado, el mensaje del ministro Valdés deben hacerlo suyo todas las partes, lo que está aún por verse. 

Archivos relacionados