Opinión

El crecimiento es la mejor fuente de ingresos para un país

PULSO 19/01/2016

La Reforma Tributaria asegura el financiamiento para las medidas de la reforma educacional, pero los futuros planes habrá que repensarlos.

Chile ha sido extremadamente responsable en su política fiscal y eso nos permite asegurarle a la gente que los pasos que hemos dado en temas como educación, están financiados y no serán revertidos porque el precio del cobre haya caído”, sostuvo el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, en una entrevista con PULSO. Lo anterior, explicó, debido a que se llevó a cabo una Reforma Tributaria -que debió ser ajustada para simplificarla- pues “entendíamos que no podíamos hacer un cambio estructural solo basándonos en lo que el cobre estaba dando porque el precio estaba alto”.

En el fondo, se aplicó la antigua máxima de los gobiernos de la Concertación de a gastos permanentes, ingresos permanentes. Dentro de todos los problemas de implementación y pasos en falso en el resto de las reformas que ha buscado llevar adelante el Gobierno, esta es una buena noticia. El problema, eso sí, es que el descenso de la cotización del cobre nos dará menos flexibilidad a futuro en caso de que el país requiera realizar nuevos cambios estructurales, puesto que una nueva alza de impuestos no sería factible.

Parte de esto es reconocido por el subsecretario: “Entonces con esta caída (del cobre) uno tiene que pensar, OK, los pasos que hemos dado están firmes, pero los siguientes pasos hay que estar viéndolos según esta nueva realidad, eso hay que tomarlo en cuenta (…) Cuando se tiene un precio del cobre como este, uno debe ir mirando los proyectos que tenía, uno tiene que revisar las prioridades y la gradualidad de las acciones (…) La caída del cobre nos limita para empezar a ver nuevas cosas a futuro”.

El punto es que el país aún tiene enormes desafíos a los que hacer frente. En salud, por ejemplo, existe mucho que avanzar en reducir las listas de espera o aumentar el número de especialistas. También existen necesidades en materia habitacional y todavía hay espacio para reducir la pobreza, aunque parece primar una sensación de misión cumplida en Chile.

Es por ello que la coyuntura de un precio del cobre por debajo de los US$2 la libra obliga a eficientar los gastos en el aparato estatal y en las empresas públicas, pero también se debe pensar en obtener nuevos ingresos sin subir impuestos. Así, llegó la hora de volver a pensar en el crecimiento, de facilitarlo y fomentarlo, porque es la vía más eficiente para que el Estado obtenga recursos para destinarlos a las personas de menores ingresos, al tiempo que mejora la calidad de todos. En este contexto, la productividad y la educación tienen un rol fundamental en el largo plazo. Sin embargo, es de justicia social actuar en el corto plazo, para lo cual se necesitan incentivos a la inversión, un mercado laboral flexible y reglas del juego claras, con el propósito de que la confianza empresarial se revitalice. 

Archivos relacionados