2240735_500.jpg

Opinión

El atractivo aerocomercial de Chile

PULSO 15/01/2016

Por Jaime Binder. Las políticas de apertura aerocomercial, implementadas en Chile hace más de 30 años, han rendido sus frutos.

El mercado aéreo chileno se ha vuelto atractivo para las aerolíneas internacionales. A pesar de nuestra posición geográfica, alejada de los grandes polos de desarrollo, hay compañías aéreas (especialmente de low cost) que están proyectando eventuales operaciones en Chile, tanto de cabotaje como de transporte aéreo internacional.

Las reglas estables que mantiene Chile en materia aerocomercial, así como la ausencia de barreras burocráticas para el ingreso al mercado aéreo, proporcionan un ambiente de certeza para quienes buscan invertir u operar aquí.

Las políticas de apertura aerocomercial, implementadas hace más de 30 años, han rendido frutos. Chile ha firmado acuerdos aéreos con 55 países. Con 49 de ellos están abiertos los derechos para transportar pasajeros y cargas sin restricciones, y con 15 de ellos tenemos cielos abiertos totales, incluido el cabotaje con reciprocidad. Así, se crea una amplia red de rutas que son atractivas comercialmente para los distintos operadores.

Más aun, el mercado aéreo de cabotaje está abierto unilateralmente y la JAC lo ha reafirmado con el objetivo de generar condiciones de más competencia o la potencialidad de ella en el mercado nacional. Es decir, una empresa aerocomercial de cualquier parte del mundo puede venir a operar en el mercado aéreo doméstico chileno.

Durante 2014 se trasladaron 17.241.299 pasajeros. Para el período comprendido entre enero 2015 y noviembre 2015, se han transportado 16.597.813 pasajeros, en vuelos nacionales e internacionales, lo que en comparación al año anterior evidencia un crecimiento de 5,4%. Durante los últimos cinco años, el crecimiento promedio fue 10,8% por año. Chile posee el mayor índice de vuelos per cápita de Sudamérica, con un vuelo al año por cada pasajero.

La licitación del aeropuerto de Santiago ha generado los incentivos adecuados para que el nuevo concesionario busque aerolíneas en el mundo que operen en Chile, aumentando así las posibilidades de mejorar aún más la conectividad dentro y fuera de nuestro país. Si todos los actores empujamos en la misma dirección, se vislumbra un futuro promisorio.

*El autor es secretario general Junta de Aeronáutica Civil.

Archivos relacionados