2336213_500.jpg

El año tributario se inicia

PULSO 11/01/2017

Por Gonzalo Polanco. Queda tiempo suficiente para emprender acciones. Este 2017 debería ser el año en que aquellos que aún no se han subido completamente a la reforma tributaria, lo hagan.

De acuerdo a cifras que han salido publicadas en la prensa en los últimos días, de un total de 680.799 empresas existentes en el país, sólo 70.068 han optado por alguno de los regímenes alternativos de tributación. Las causas por las cuales sólo un porcentaje pequeño de los contribuyentes ha informado sobre esta decisión son múltiples: algunas empresas, como por ejemplo, las sociedades anónimas, no tienen la posibilidad de elegir; a otros, en cambio, les acomoda la opción que en defecto les fijó la ley; finalmente, existe un grupo que por desconocimiento o por simple falta de anticipación no informó al SII ninguna alternativa. 

Naturalmente es muy difícil determinar cuál de todas las alternativas señaladas es la determinante, pero no es descartable que haya un grupo importante de contribuyentes que, habiendo entrado la reforma tributaria en régimen hace pocos días, tengan un profundo desconocimiento de las implicancias que tiene la misma. Y esto a pesar de los esfuerzos que ha hecho el gobierno para dar a conocer los principales lineamientos de su reforma, a través de cursos masivos impartidos por el Colegio de Contadores, la difusión de manuales e incluso publicidad en los medios de comunicación.

Como ocurre muchas veces en estos procesos, el nivel de conocimiento se distribuye de manera dispar en nuestra sociedad y es esperable que haya muchos que recién este año y en los venideros, tomen la decisión de involucrarse en los cambios que trajo la reforma, aunque ello signifique aceptar estar cinco años en un régimen por el cual no se ha optado. Puede llamarse falta de planificación o simple resignación, pero muchos contribuyentes estarán en esta situación. 

Un momento crucial en este itinerario de puesta en marcha de la reforma será la Operación Renta del año tributario 2018, momento en que por primera vez los contribuyentes informarán al SII sus antecedentes, habiendo trabajado en los nuevos registros que estableció la ley y que vienen a sustituir al FUT. Este registro, a pesar de sus complejidades, era manejado de manera masiva por los asesores y por los funcionarios de la administración; los nuevos registros, comienzan recién a ser aplicados.  

La mencionada Operación Renta significará un desafío tanto para los contribuyentes como para la administración fiscal. Si llegado el momento, los contribuyentes desconocieran cómo operar el sistema, sería un mal escenario; que los funcionarios del SII no supieran cómo fiscalizar ni orientar adecuadamente respecto del cumplimiento de las obligaciones tributarias, sería aun peor. Si bien es esperable que aumenten las observaciones, no sería un buen cuadro que los bloqueos por inconsistencias se tornaran masivos. En ese sentido, hay que redoblar los esfuerzos que ha hecho la administración tributaria, no sólo enfocando su accionar en los contribuyentes y sus asesores, sino que también en sus funcionarios. La experiencia indica que todo esfuerzo de difusión se hace poco, especialmente considerando la complejidad de la reforma. Este esfuerzo de difusión debe concentrarse especialmente en regiones, lugares en que las universidades y los centros de capacitación no han podido cubrir suficientemente la demanda que existe de cursos sobre la reforma. 

Queda, en todo caso, tiempo suficiente para emprender acciones. El año 2017 debería ser el año en que aquellos que aún no se han subido completamente a la reforma tributaria, lo hagan. Solo de esta manera podremos desear el 31 de diciembre de este año un feliz año (tributario) 2018.   

*El autor es director ejecutivo Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile