1934019_500.jpg

Opinión

EEUU: señales mixtas, pero el avance es claro

PULSO 12/05/2016

Por Valentín Carril. La evidencia de que el mercado laboral está muy cerca de la normalidad se sigue acumulando y ello influye sobre pasos de la Fed.

Se respira un aire distinto en estos días en Estados Unidos. Aunque se cuestione la precisión con la cual el PIB es calculado en el mundo, en general, y por tanto su validez como indicador de prosperidad, la verdad es que cuando se lo correlaciona con otros indicadores de bienestar normalmente se obtiene una relación bastante estrecha.

En este país el PIB ya creció durante seis años consecutivos luego de la baja de 2,8% del año 2009, causada por la crisis financiera del año anterior. Se aprecia un ambiente de menor pesimismo y un mayor nivel de empleo, incluso los tradicionales carteles de locales buscando personal ya han vuelto a ser relativamente comunes, aunque no tanto como a principios de los 2000, por ejemplo.

Lo anterior tiene su base en la positiva evolución que sigue mostrando el mercado laboral. Dos importantes encuestas fueron reportadas recientemente; por un lado, la más conocida encuesta oficial de empleo mostró un aumento de 160 mil empleos netos en abril, por debajo del promedio reciente de sobre 200 mil y por debajo de lo esperado por el mercado. Adicionalmente, se revisó a la baja, aunque marginalmente, la creación de empleos netos en los dos meses previos.

La interpretación correcta de esta menor creación de empleos no es sencilla, sin embargo. Por un lado, hasta ahora ha sido claro que a mayor creación de empleos la noticia es mejor, pero con un desempleo ya cercano a su tasa natural lo que corresponde esperar es que la creación de empleos baje a un nivel de largo plazo, el cual se calcula por debajo de los 100 mil, y que el crecimiento de los salarios se acelere. Algo de esto último se reportó, ya que el crecimiento de los salarios en doce meses pasó desde 2,3% en marzo a 2,5% en abril. Esta tasa se ha mantenido muy cercana al 2% desde la crisis de 2008-2009. Por lo tanto, de acuerdo con estos indicadores no es fácil concluir si el mercado laboral sigue mejorando o simplemente fue un mes débil debido a la menor creación de empleos. Lo que sí es más seguro es que de continuar lo observado, una menor creación de empleos y un mayor crecimiento de los salarios, la señal de normalización del mercado laboral sería cada vez más clara y eso aceleraría el esperado aumento de tasa de interés de referencia por parte de la Fed.

Finalmente y solo para complicar un poco más la lectura de las cifras, la tasa de desempleo ampliada solo bajó levemente en abril y llegó a 9,7%, todavía muy por encima de su nivel precrisis, el cual estaba por debajo del 9%. Esto podría deberse a que aún existe holgura en el mercado laboral, principalmente por la existencia de cerca de un millón y medio de personas que trabajan jornadas parciales y preferirían trabajar jornadas completas, o bien a un cambio estructural en el mercado laboral debido a que las nuevas tecnologías permiten trabajar jornadas parciales con mayor facilidad y, por lo tanto, esta cifra cercana a 10% sería la “nueva normal” de este indicador. Por supuesto, la implicancia de la interpretación correcta de esta última cifra para efectos de estimar la trayectoria futura de la tasa de referencia de la Fed es opuesta.

La información más detallada contenida en la encuesta más profunda realizada por las autoridades de EEUU entrega una visión más bien sesgada hacia el optimismo, recordando que la demora de estas cifras detalladas en relación con la antes comentada es de cerca de un mes. En efecto, a marzo la creación neta de empleos fue de 2,8 millones en doce meses, es decir 233 mil al mes promedio. El número de cargos disponibles es de 5,8 millones, lo cual es muy cercano a su máximo reciente, y si consideramos que la actual tasa de desempleo oficial tanto en marzo como en abril refleja 7,9 millones de personas, se puede concluir que salvo por problemas “friccionales” 3/4 de los actuales desempleados podrían acceder a un empleo a muy corto plazo. Esta relación no alcanzaba estos niveles desde la crisis. Si bien los problemas llamados friccionales siempre existen (se refieren, por ejemplo, a que hay empleos disponibles en una zona del país pero personas desempleadas en otra zona y cambiar de ciudad puede tener costos suficientes como para que la persona prefiera no hacerlo pese a que signifique seguir desempleado, etcétera), por lo que el cálculo es solo teórico, su mejora muestra que el mercado laboral no parece estar muy lejos de su equilibrio.

En conclusión se puede afirmar que la evidencia de que el mercado laboral de EEUU está muy cerca de su normalidad se sigue acumulando, lo que tendería a sugerir que la Fed aumentará su tasa de interés de referencia en un futuro relativamente cercano. Sin embargo, en estas circunstancias toma mayor relevancia el indicador de inflación subyacente PCE, el cual contrario a lo que se esperaría dado el continuo avance del PIB y mayor normalidad en el mercado laboral, bajó desde 1,7% en marzo a 1,6% en abril. De hecho, el mercado ya ajustó su expectativa de alzas de tasa de referencia para este año a una o dos, comparado con las cuatro alzas que se esperaban hacia finales del año pasado. P

 

El autor es economista y estratega para Latinoamérica Principal International.