Opinión

Día de Internet segura: un recordatorio para fortalecer nuestra seguridad en línea

PULSO 20/02/2017

Por Sebastián Palacios. Más allá de las cifras, este estudio nos plantea el desafío de mejorar la manera en que los chilenos se comportan en su vida digital.

En el marco del Día Internacional de la Internet Segura, que se celebra cada año en febrero, Microsoft lanzó un estudio que analiza la conducta de los usuarios de internet en 14 países del mundo, entre ellos Chile, con el fin de analizar el comportamiento digital de jóvenes entre los 13 y 17 años y adultos entre los 18 y los 74.

La conclusión de dicho estudio es que el 72% de los chilenos ha enfrentado riesgos a su seguridad y privacidad en línea, entendiendo por riesgos diferentes prácticas que buscan dañar la reputación de las personas, contactarlas o acosarlas sin su consentimiento, hacer “cyber bullying”, “doxxing” (que consiste en rastrear la identidad de las personas), trolleos e incluso riesgos sexuales como recibir mensajes no deseados, la extorsión y venganza con contenido pornográfico.

Lamentablemente, Chile ocupa el lugar 11 de los 14 países de la muestra en cuanto al nivel de civilidad y responsabilidad de los usuarios encuestados. Así, los países que tienen políticas públicas y programas de educación más avanzados respecto al uso responsable de internet. como Reino Unido (45%), Australia (51%) y Estados Unidos (55%) tienen un grado de civilidad mayor y reconocen verse expuestos a un menor nivel de riesgos en línea.

Más allá de las cifras, este estudio nos plantea el desafío de mejorar la manera en que los chilenos se comportan en su vida digital. Así como existen ciertos códigos de conducta mínimos en la convivencia diaria en la vida real, deben existir reglas de educación claras que regulen el uso de internet de manera de construir una cultura en torno a la civilidad digital. Comprender que nuestro comportamiento on line puede traer consecuencias importantes en el mundo real es clave.

Ese desafío debiera de abordarse de una manera global, en que participen conjuntamente los educadores a partir de los niveles pre-básicos; las empresas de tecnología, para que provean herramientas amigables que permitan resguardar los contenidos que se suben a internet; las autoridades de observancia legal para perseguir exitosamente  las prácticas que constituyan delitos; y las familias, para educar a sus  hijos desde temprano respecto a los riesgos a los que pueden exponerse si no siguen las normas de una sana convivencia en internet.

*El autor es director jurídico de Seguridad Digital de Microsoft Chile.