Opinión

Derrota del populismo en Holanda

PULSO 17/03/2017

Aunque los arrebatos populistas no ganaron, hay un malestar profundo en la población al cual es necesario atender. Ello es un llamado de atención para gobiernos de todo el mundo.

Sin duda que los mercados, especialmente los europeos, recobraron el aliento con lo que finalmente sucedió en las elecciones parlamentarias de Holanda. Y es que días antes se daba como uno de los favoritos al candidato del extremista Partido de la Libertad, Geert Wilders, amenazando a la centroderecha del primer ministro Mark Rutte. Sin embargo, este último logró mantener su liderazgo luego de que escrutado más del 95% de los votos, su partido consiguiera 33 escaños No obstante, no logró acercarse a los 76 que se requerían para formar Gobierno. “Hemos parado al populismo equivocado”, señaló Rutte, pero este aún tiene tarea por delante, ya que deberá entenderse con tres o cuatro partidos para tratar de formar un Gobierno que le permita seguir como primer ministro por otros cuatro años.

Pero más allá de esa tarea, la misión que Rutte tiene por delante no es menor, ya que si bien los arrebatos populistas fueron derrotados en esta ocasión, es un hecho que existe un malestar profundo entre la población que es necesario atender.

El haber desoído o no haber tratado de la manera adecuada este descontento es lo que ha fomentado el crecimiento de movimientos de caracter populista durante los últimos años en Europa. Dado ello, es un llamado de atención al que todos los gobiernos, incluido el chileno, deberían atender. P