GONZALO LARRAGUIBEL

Opinión

Chile 2027: una mirada país

PULSO 21/11/2017

Por Gonzalo Larraguibel. Estamos viendo que nuestros clientes nos piden apoyo ya no sólo para desarrollar estrategias de negocio o mejoras en eficiencia, sino para temas más transformacionales, como el propósito individual y común mejorar la experiencia de los clientes.

El tiempo pasó volando, hace diez años fundamos Virtus Partners. Una década en que hemos visto el raudo cambio de la sociedad en que vivimos y de las compañías e instituciones a las cuales servimos. La evolución constante en tecnologías, consumidores, actores sociales, liderazgos, cultura y formas de pensar ha sido incesante.

Diez años en que han pasado cosas impredecibles: la globalización acelerada, el surgimiento de la clase media, la erosión de la

confianza en instituciones tradicionales, el crecimiento explosivo de las redes sociales, la fuerza de la comunidad y empoderamiento de los clientes, las compañías digitales basadas en el conocimiento y no en activos físicos, la conciencia ambiental, la sustentabilidad del negocio como concepto de largo plazo, el resurgimiento de la ética en un mundo más transparente, y todas las nuevas miradas que cambian nuestro entorno de manera constante y rápida día a día, haciéndolo más complejo e incierto. ¡Qué privilegio vivir en esta época y tener el desafío y la responsabilidad de adaptarnos continuamente como nunca antes en la historia!

En este contexto, debemos pensar qué irá a pasar durante los próximos diez años, cómo sueñan los chilenos que será su país y qué desafíos y oportunidades deberemos abordar para lograrlo. Para desarrollar una primera mirada, preguntamos a profesionales de renombre en el ámbito empresarial quienes, por su liderazgo en instituciones con y sin fines de lucro, tienen acceso a redes de conocimiento que enriquecen una visión conjunta. Es una contribución desde esa perspectiva. Así nació “Chile 2027: una mirada país” que realizamos junto a PULSO, coincidiendo además con el sexto aniversario de este medio de comunicación. Sólo quince preguntas para soñar un país a diez años y que fueron respondidas por más de 200 líderes. Descubrimos grandes novedades… Afírmense, porque la cosa va a cambiar igual de rápido -o más- que hasta ahora.

Nuestros encuestados -la mayoría directores de empresas, gerentes y líderes de organizaciones- son optimistas sobre el Chile que viene. Lo ven como un país más próspero, inclusivo y tolerante, con la

desigualdad en retroceso, una mejor calidad de la educación, un nivel superior de pensiones y, por último, una mayor apertura y apoyo al emprendimiento.

Hacia 2027, el gran empresario va a compartir su sitial de relevancia con los emprendedores. La mayoría de los encuestados consideró que este último será el estamento más importante en términos de generación de cambio para lograr el desarrollo futuro. Eso les dará más energía a gremios, como la Asech, que luchan con fuerza por darles apoyo a los emprendedores y así lograr un espacio más importante en nuestra sociedad. Hay que estar alerta y actuar, los próximos diez años también pasarán volando.

Por otro lado, la mayoría cree que la entidad que más confianza despertará será el sistema de empresas B. Se trata de aquellas en las cuales el “qué” importa tanto como el “cómo”, y en que su modelo de negocios genera beneficios no sólo para sus accionistas, sino también para la sociedad y el medioambiente. Hoy es un segmento emergente en Chile, lo que se refleja en el protagonismo estratégico que ha mantenido todo este año en la iniciativa 3xi, liderada por la CPC junto al COS, la misma Asech y el Centro de Innovación UC, y que hemos apoyado sistemáticamente para generar una cultura del encuentro y de conversación en búsqueda de un Chile mejor. En efecto, el grupo de empresas B obtuvo nota ocho en términos de confianza, siendo el máximo diez. En cuanto a las empresas tradicionales, que han pasado duras pruebas de imagen en estos años, después de un arduo trabajo parecerían recuperarse en la década que viene; obtuvieron nota promedio de 6,8, lo que es bastante bueno.

Sobre lo que queremos ser los chilenos en los próximos diez años, la mayoría declara que quiere sentirse “exitoso”. Sería materia de otro estudio ahondar en esa definición de éxito, porque probablemente no es la misma que en 2007. Cabe destacar también que, si bien la encuesta no preguntaba explícitamente por la felicidad, 11% de los encuestados la mencionó espontáneamente dentro de la opción “otros”, es decir, queremos ser más felices en 2027. ¿Cómo logramos un Chile más feliz?

Además de ser optimistas y tener una visión compartida, existe consenso en que es necesario abordar una serie de desafíos para avanzar en el desarrollo futuro. Fundamentalmente fortalecer las confianzas, mejorar la educación, generar mayor estabilidad regulatoria, mejorar la capacidad de los líderes para adaptar la cultura de sus organizaciones -en particular, las públicas-, adaptarse al cambio digital, relacionarse constructivamente con los grupos de interés y entender a los nuevos consumidores. Grandes desafíos, extremadamente complejos de abordar.

De hecho, desde hace un tiempo estamos viendo que nuestros clientes nos piden apoyo ya no sólo para desarrollar estrategias de negocio o mejoras en eficiencia, sino para temas más transformacionales. Reflexionar sobre el propósito individual y común, mejorar la experiencia de los clientes, desarrollar los talentos y liderazgos, fortalecer los gobiernos corporativos, subirse al carro de lo digital y crear culturas adaptativas que permitan anticiparse y abordar exitosamente los tremendos desafíos que vienen, son parte de sus principales preocupaciones.

Una década es un número y los números no dicen mucho por sí solos. Este ejercicio de soñar en conjunto con nuestro país nos dio nuevos bríos para seguir a paso firme acompañando a las empresas en sus desafíos futuros. Todo un proyecto de regalo de cumpleaños.

*El autor es socio Virtus Partners (gonzalo.larraguibel@virtuspartners.cl).