Opinión

Cartas al Director - Ley Sanna: un primer paso

PULSO 17/01/2018

En la Fundación Nuestros Hijos, trabajando desde hace más de 25 años en el apoyo a los niños con cáncer y su grupo familiar, estimamos que se ha dado poca difusión y discusión a la Ley Sanna recientemente promulgada. Destacando su beneficio a favor de los niños con cáncer, creemos que es sólo un primer paso en el apoyo a los grupos familiares de escasos recursos.

El tratamiento y eventual recuperación, de elevada exigencia y costo, se transforman para los padres en una realidad catastrófica, obligándolos, en muchos casos, a dejar el trabajo para acompañar a sus hijos en duros y largos tratamientos, agravando el círculo del empobrecimiento (según datos del último registro poblacional de cáncer infantil, un alto porcentaje de las familias de los niños enfermos de cáncer son Fonasa A o B).

La Ley Sanna, al fijar una licencia parental de seis meses, resuelve parcialmente este problema. En un porcentaje importante de casos de cáncer infantil, el tratamiento quimioterápico intensivo, con alto riesgo de complicaciones infecciosas y necesidad de hospitalización, requiere el apoyo permanente de sus padres y hace que este período dure aproximadamente un año, por lo que la ley se hace insuficiente.

La compañía de las familias es un factor fundamental para que el niño enfrente los dolorosos y largos tratamientos que conlleva el cáncer.

Dra. Marcela Zubieta – Presidenta Fundación Nuestros Hijos