JORGE-YUNIS

Opinión

Capitalismo salvaje versus progresismo

PULSO 19/06/2017

Por Jorge A. Yunis J. El capitalismo criollo o tan vilipendiado modelo neoliberal es el resultado de la aplicación inmadura e irresponsable del mejor modelo de desarrollo conocido hasta ahora por la humanidad

La lepra populista que nos ha invadido, venga del sector que sea, corre el riesgo de pasar a pandemia chilena. El discurso de extremos, las descalificaciones crecientes, los tonos burlones y altaneros y la sobre argumentación nos saturan y conforman el perfil “estratégico” de las campañas, siendo evidente el raquitismo de talento político. Ni capitalismo salvaje ni menos progresismo son afirmaciones ciertas. Ni tampoco ninguna de las vociferantes declaraciones de la mayoría de los candidatos.

El capitalismo criollo o tan vilipendiado modelo neoliberal es el resultado de la aplicación inmadura e irresponsable del mejor modelo de desarrollo conocido hasta ahora por la humanidad y distorsionado abusivamente por un puñado de empresarios que no representan el espíritu puro del modelo. Lo hicimos pésimo y políticamente no sustentable. Hubo promesas de satisfacer necesidades y descontentos, pero caímos en tener que conectar el modelo a un respirador artificial. Categóricamente, los “salvajes” son unos pocos chilenos.

Progresismo: ¿son acaso visionarios, más humanos o preocupados del desarrollo? ¿Qué cuento nos quieren relatar en el fondo? ¿Es algún modelo conocido que haya sido practicado con éxito en alguna latitud? ¿Será sinónimo de progreso?

Hasta la fecha no nos han informado cuánto será la tasa de crecimiento que comprometen, ni en cuánto se verá reducida la pobreza, ni menos los incentivos a la inversión privada. Todas las interrogantes están abiertas o dicho a la moda actual “con respuestas líquidas”. La única certeza absoluta es que persiguen el “progreso indefinido” (utópico) en lo social, económico, político e institucional exclusivamente en lo que al Estado se refiere, pero se oculta respecto de las libertades individuales.

Por ello es estrictamente indispensable escudriñar cada frase; no nos dejemos engañar, la lógica debe imperar y ser difundida a todos nuestros compatriotas que no tienen acceso a suficiente información política y son abusados.

*El autor es director de empresas familiares, member of National Association of Corporate Directors-Washington y fellow & mentor Family Firm Institute-Boston (equity@equitysbc.com).