2118136_500.jpg

Opinión

Bolivian Wars

PULSO 25/01/2016

Por José Tomás Valente. El punto de partida de su nivel de deuda es bajo, lo que les permite seguir financiando sus déficits fiscales en los mercados.

Las caídas del precio del petróleo en particular y de los commodities en general, usualmente provocan episodios de crisis en los países sudamericanos. Algunos de los “sospechosos habituales” ya han sufrido las consecuencias, entre ellos encontramos a Ecuador, Venezuela, Brasil y Argentina, pero no a nuestros vecinos del noreste. ¿En qué ha estado Evo?

El año 2004 el Gobierno de Bolivia tenía una deuda neta de 80% del PIB, deuda que gracias al shock positivo del precio de las materias primas y del “perdonazo” de parte de esta, llegó a ser de solo un 13% del PIB en 2014. Detrás de este dato parece estar una de las claves para entender la menor preocupación que genera hoy Bolivia. Si bien el menor precio de las materias primas los impacta directamente -en 2014 un 47% de los ingresos fiscales y un 95% de las exportaciones se originó en esos sectores-, el punto de partida de su nivel de deuda es bajo, lo que les permite seguir financiando sus déficits fiscales en los mercados internacionales durante algún tiempo.

No todo es perfecto. El sector fiscal no sigue una regla de balance estructural como Chile, por lo que el comportamiento del Fisco ha sido procíclico (Gonzales y Cuba, 2015): la trayectoria del gasto de gobierno ha seguido de cerca la trayectoria de los ingresos, lo que le ha permitido a Evo aumentar el gasto público desde un 29% a un 43% del PIB, gasto que no será fácil de mantener.

En resumen: la deuda es baja y las reservas son altas respecto al PIB, lo que deja al país en una buena posición en el corto y mediano plazo; pero el gasto fiscal ha subido bastante últimamente y de mantenerse el precio del petróleo bajo es probable que Bolivia incurra en continuos déficits fiscales, déficits que irán incrementando el nivel de deuda y traerán problemas en un futuro.

Sin embargo, el plebiscito para decidir si Evo puede reelegirse es este 21 de febrero, un plazo muy corto como para que estos eventuales problemas de largo plazo empiecen a pasar la cuenta. Esta “Bolivian Wars”, como la llaman los creadores de la campaña del “Sí” a Evo (ver video Bolivian Wars: El despertar del Sí), pareciera tener un favorito. Si bien las encuestas están cada vez más estrechas, da la impresión de que por ahora la “fuerza” sigue acompañando a Evo.

*El autor es investigador Clapes UC – (@jtvalente).

Archivos relacionados