Opinión

Avance en proyecto de Ley de Identidad de Género

PULSO 08/03/2018

Las agendas valóricas y las garantías sexuales son siempre iniciativas polémicas y de amplio debate no solo en términos sociales, sino también médicos y de conformación de políticas públicas.

Después de cinco meses de tramitación, ayer el Senado – tras la suma urgencia impuesta por el Gobierno- despachó a la Comisión Mixta el proyecto de ley de Identidad de Género, iniciativa que busca facilitar el “cambio de sexo registral” en Chile y, entre sus artículos más polémicos establece que menores de edad, previa autorización de padres, podrían optar a este cambio.

Más allá de aspectos puntuales de la ley -que aún debe ser revisado por el Congreso en su próxima conformación- no parece razonable que el Gobierno y el legislativo le den suma urgencia a una iniciativa sólo por la coyuntura de los premios Oscar y el triunfo anotado por la película chilena “Una mujer fantástica”.

Las agendas valóricas y las garantías sexuales son siempre iniciativas polémicas y de amplio debate no sólo en términos sociales, sino también médicos y de conformación de políticas públicas.

Lo prudente sería revisar en profundidad esta iniciativa, levantar los cuestionamientos correspondientes y tomar todo el tiempo necesario para su tramitación. La legislación “oportunista”, tiene siempre reprochables resultados.