mujer pyme

Opinión

Aumento de la morosidad de las microempresas

PULSO 09/02/2018

Se trata justamente de un segmento que ha sido el más golpeado con la desaceleración registrada en el país, siendo a la vez el que suele demorarse más en recuperarse cuando la economía vuelve a crecer.

El año 2017 terminó con un crecimiento de 1,6% en la actividad económica del país, exhibiendo el último cuarto del ejercicio pasado una expansión de 2,9%, la mejor desde el último trimestre de 2013. El desempeño mostrado en la última parte del año ya está llevando a que las proyecciones del mercado se hayan consolidado en cuanto a un mayor dinamismo de la actividad, por lo que ya están estimando un rango de expansión que va entre 2,7% y 4% en el primer trimestre de este año. Sin embargo, este repunte aún no se ve reflejado en todos los segmentos y este es el caso de la morosidad de las microempresas, aquellas firmas que exhiben una deuda menor a $13,4 millones. De acuerdo con cifras de la Superintendencia de Bancos, la morosidad de la cartera comercial de este tipo de empresas -generalmente es sólo una persona- alcanzó el 4,47% del total de la deuda en noviembre de 2017, su nivel más alto en seis meses (4,68%)

Se trata justamente de un segmento que ha sido el más golpeado con la desaceleración registrada en el país, siendo a la vez el que suele demorarse más en recuperarse cuando la economía vuelve a crecer. Y ello se explica porque no tienen capital propio, lo que las lleva a vivir el “día a día”, algo muy distinto a lo que pasa con las empresas grandes.

Si bien se espera que el nivel de morosidad en el segmento disminuya un tanto, el daño que tuvieron en el período en que la economía anotó un menor dinamismo no fue menor. Dado ello, sería aconsejable monitear cómo van desarrollándose, para que un segmento que es relevante para el país no siga mostrando efectos no deseados y pueda verse favorecido por las mejores perspectivas que hay en materia macroeconómica para los próximos meses.