Opinión

Apuro en aprobación de leyes políticas

PULSO 29/01/2016

Tanto el Gobierno como el Servel admiten que la fiscalización será insuficiente en las municipales.

La aprobación de dos proyectos de ley referidos a la política, uno sobre financiamiento y otro acerca de organización de los partidos y requisitos legales, ha abierto una diferencia de opiniones entre el Gobierno y el Servicio Electoral respecto de la aplicación de las nuevas atribuciones de la entidad encargada de la supervisión de los procesos eleccionarios. El propio ministro secretario general de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, admitió que varias de las normas despachadas por el Parlamento no serán posibles de aplicar en los comicios municipales de octubre. Uno de los consejeros del Servel ha planteado ayer que controlar la propaganda y las platas políticas este año es virtualmente imposible. A su juicio, se ha cometido un error, porque en términos de legislación comparada no debería haber cambios estructurales de sistema de partidos y de elecciones en años electorales. Desde luego esta afirmación conduce al problema de que no se podría legislar hasta 2018, considerando que 2017 será más intenso que 2016, al haber elecciones presidencial y legislativas (estas además con un nuevo mecanismo). No cabe duda que el Ejecutivo apuró la votación de las modificaciones políticas para cumplir con su agenda y es probable que muchas disposiciones hubiesen exigido de un debate más cuidadoso y sin presiones. También es cierto que se trata de normas inducidas por la crisis de financiamiento irregular y transparencia que estalló en el régimen político-partidario hace menos de dos años.

Archivos relacionados