ignacio-sanchez

Opinión

Alimentación 3.0 y rol de las universidades

PULSO 24/11/2017

Por Ignacio Sánchez D. Es necesario que el Estado, las universidades, el mundo productivo y empresarial y también la sociedad civil, continúen incrementando los esfuerzos asociativos para identificar las oportunidades que fomenten el crecimiento en el área de la alimentación, clave para el país.

La Fundación Copec-UC ha organizado recientemente el “XIII seminario internacional en torno a los alimentos funcionales y aditivos naturales: alimentación 3.0”, un ámbito de investigación aplicada que nos ofrece grandes oportunidades para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas.

Esto es muy relevante para seguir avanzando en el desarrollo de la industria alimentaria, y poder aprovechar las oportunidades que representa para el país el poder convertirse en una real potencia alimentaria a nivel mundial.

Los avances que se han producido en áreas de la fisiología, de la biología molecular, así como en el campo de la sicología y percepción social de los alimentos y su aporte tanto a la nutrición y al desarrollo de una vida sana, así como a la satisfacción de necesidades placenteras asociadas con la alimentación, requieren de estimular el intercambio de conocimiento al más alto nivel internacional. Esto se traducirá en un mayor posicionamiento de nuestro país en el área.

Es necesario que el Estado, las universidades, el mundo productivo y empresarial y también la sociedad civil, continúen incrementando los esfuerzos asociativos para identificar las oportunidades que fomenten el crecimiento en esta área fundamental del país.

En este seminario se realizó un trabajo que contó con el apoyo de ProChile y Corfo, junto con la participación de universidades y de la empresa privada. Esta es una instancia eficaz de apoyo a la divulgación científica y de innovación que ha estado abierta a todos los investigadores e innovadores en campos relacionados con el tema de los alimentos funcionales y aditivos naturales.

No cabe duda que instancias de encuentro e intercambio como este seminario tienen la virtud de contribuir a enfatizar la relevancia de la investigación aplicada y la transferencia de conocimiento a la sociedad para el desarrollo del país. En este sentido, iniciativas como esta, que lleva a cabo la Fundación Copec-UC, traducen claramente nuestro compromiso con el avance orientado al desarrollo del país.

Al mismo tiempo, favorecen el incremento de la vinculación universidad-empresa, con el fin de propender a la búsqueda de soluciones concretas a la problemática que plantea el aumento de la población y la mayor demanda de alimentos a nivel mundial que trae esta realidad.

En este sentido, es importante destacar también la creación de un Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria (CETA), una entidad nacional e internacional que aspira a convertirse en un referente de innovación en alimentos, de modo de generar mayor valor agregado en el sector.

Este centro se ha propuesto como objetivo fortalecer las capacidades tecnológicas y empresariales en materia de producción de alimentos saludables, y para lograrlo provee tecnologías y articula capacidades para mejorar la cadena de producción de alimentos, uniendo la academia con el sector empresarial a través de la generación de innovación, desarrollo y emprendimiento.

Nuestra participación en este centro interdisciplinario que agrupa a varias instituciones tiene pleno sentido, dado que se trabaja en conjunto con otros organismos y actores de la academia, del sector privado, del Estado y de instituciones extranjeras.

Con el significativo apoyo de Corfo, el CETA alberga a la UC y a las universidades de Chile, de La Frontera y de Talca, así como a la empresa Fraunhofer Chile y a la Fundación Chile. El proyecto implica un gran desafío de poder transferir e innovar en el área de alimentos para lograr alcanzar una presencia internacional relevante y de liderazgo que permita una significativa generación de valor.

Por lo anteriormente descrito, y a través del trabajo conjunto con la Fundación Copec-UC, nuestra universidad puede estimular la transferencia de la investigación básica, propuesta que está abierta y dirigida a todo el sistema universitario y de educación superior del país.

Por otra parte, por medio de la asociación en centros como el CETA, las universidades podemos trabajar en red frente a objetivos comunes que permitan tener una sinergia de capacidades y potencialidades de nuestros investigadores. Estas actividades son clave para poder avanzar en el cultivo y aplicación del conocimiento en áreas prioritarias para la creación de valor y el desarrollo del país, aprovechando así nuestras potencialidades y con una mirada al futuro que nos plantea nuevos desafíos.

*El autor es rector Pontificia Universidad Católica de Chile.