Opinión

Alianza del Pacífico

PULSO 17/07/2017

El compromiso de este bloque con el libre comercio mundial y la apertura económica es una buena noticia. Son principios que Chile no puede abandonar.

La alianza del Pacífico, constituida por Chile, Colombia, México y Perú, celebró recientemente un encuentro en Colombia con positivas declaraciones y resultados. En momentos en que el proteccionismo ha llegado a la discusión mundial a raíz del discurso del Presidente Donald Trump, este bloque logró respaldar la apertura económica.

Hubo avances concretos al respecto, como en el trabajo para establecer un área de libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas.

La buena noticia es que Chile no está solo en esto ni tampoco los demás integrantes del acuerdo. Ya hay 52 países que son estados observadores de la Alianza del Pacífico. Además, en la misma cita en Colombia comenzaron las negociaciones comerciales con Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Singapur para integrarse como estados asociados al pacto. Desde Asia también son varios los países que han mostrado su interés por alcanzar algún tipo de acuerdo con la Alianza. De esta manera, la integración regional en Latinoamérica y en la cuenca del Pacífico empieza a convertirse en una realidad.

Esta estrategia ha sido -y debe seguir siéndolo- una política de Estado que ha trascendido al signo ideológico de los gobiernos. El libre comercio y la apertura económica son principios que Chile no puede abandonar. Es más, debe ser un promotor decidido de ellos, tal como lo ha sido hasta ahora.