Opinión

Ajuste al ajuste de los chalecos reflectantes

PULSO 06/01/2016

Lo que parecía en principio una norma de aplicación muy simple, al parecer no lo era tanto.

Hace algunos meses, el Gobierno reconocía la dificultad de implementar la serie de reformas planificadas, debido a lo que la propia Michelle Bachelet calificó como “déficit de gestión en la marcha de las reformas”, ante una “administración estatal [que] no estaba totalmente preparada para procesar cambios estructurales simultáneamente”. Todos entendieron que se refería a las grandes reformas, a las denominadas estructurales, sin embargo, al parecer la administración tampoco está preparada para cambios más pequeños. Es que a partir del viernes 1 de enero comenzó a regir el decreto que obliga al porte de un chaleco reflectante al interior de los vehículos motorizados. La idea es que sea parte del kit de emergencia de los vehículos. Una modificación muy simple, pero que se enredó en el camino. De acuerdo con lo publicado el 29 de diciembre por algunos medios, el cambio no permite a Carabineros sancionar a quienes no lo utilicen. Incluso, cita al coronel de la Prefectura de Tránsito, Enrique Monrás, que lamenta no tener las herramientas necesarias para sancionar a aquellos conductores que no usen el chaleco, aunque ese era el espíritu de la disposición. El ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, explicó que la norma es el porte del chaleco de color amarillo y que para sancionar el no uso, se deberá cambiar la ley. Esto vendría siendo un nuevo ajuste al ajuste.

Archivos relacionados