2238797_500.jpg

Opinión

Agenda Digital y participación de la mujer

PULSO 11/01/2016

Por Teresa Oliva. Aunque la agenda digital fomenta el acceso y permanencia en el mercado laboral de las mujeres, queda un largo camino por recorrer.

La Agenda Digital en Chile incluye la hoja de ruta para avanzar hacia el desarrollo digital del país y se organiza en cinco ejes: derechos para el desarrollo digital, conectividad, gobierno, economía y competencias digitales.

Respecto de competencias digitales, el principal desafío es mejorar la calidad de la educación a través de contenidos y desarrollos tecnológicos orientados a docentes y estudiantes, además de facilitar la empleabilidad y la inserción laboral. Para eso se definen dos líneas de acción: mejorar la calidad de la educación mediante tecnologías digitales y abrir oportunidades laborales en la era digital.

Según un informe de la UE, solo 29 de cada 1000 mujeres poseían un título universitario (frente a 95 hombres). Otra conclusión era que las mujeres que trabajan en el sector de las TIC ganan casi un 9% más que las de otros sectores, gozan de mayor flexibilidad horaria y están menos expuestas al desempleo. A pesar de ello, solo 19,2% de los profesionales del sector TIC tienen un jefe mujer, en comparación con 45,2% de los trabajadores en otros sectores. Además, el número de empresarias en las TIC, en comparación con otros sectores, es muy bajo: solo 19,2%.

Esta realidad no dista mucho de la situación en Chile y el resto de América Latina. Según un estudio de Cepal, las oportunidades no se distribuyen de manera equitativa ni entre los países ni entre las personas, lo que provoca asimetrías que se deben combatir con políticas específicas sobre el diagnóstico de la desigualdad. En segundo término, el hecho de que los usuarios de internet aumenten a la par de la brecha digital entre hombres y mujeres es un llamado de atención a favor de la implementación de políticas activas para la igualdad de género, ya que el mayor acceso a las TIC no mejora por sí solo la brecha digital de género. Por último, el cambio estructural que deben enfrentar los países de la región tiene que superar la neutralidad característica de las políticas públicas, incorporando acciones hacia la igualdad entre hombres y mujeres.

Aunque la agenda digital en Chile fomenta el acceso y permanencia en el mercado laboral de las mujeres, queda un largo camino por recorrer. El primer paso ya se ha dado, pero no debemos quedarnos solo en las intenciones.

*La autora es socia de KPMG.

Archivos relacionados