2236652_500.jpg

Opinión

Adaptándose a una nueva realidad

PULSO 06/01/2016

Por Maritza Araneda. Los cierres adicionales de minas y recortes en la producción ayudarán a volver a equilibrar el mercado en 2016-2017.

A medida que los precios del cobre fluctúan justo por encima de la marca de US$2 por libra, existen conjeturas sobre cuán bajo caerán y por cuánto tiempo se mantendrán en estos niveles. Mientras que la preocupación por el exceso de oferta provocó inicialmente la debilidad, las preocupaciones por la demanda han continuado mermando el sentimiento de mercado.

Sin embargo, la realidad es que el debilitamiento de demanda iba a ocurrir de todas maneras, en especial a medida que China gradualmente disminuía su consumo. Después de todo, China iba a dejar de crecer a un ritmo de dos dígitos, mientras se pasaba de una economía impulsada por la inversión a una impulsada por el consumo. Hoy se espera un crecimiento a un nivel más lento, pero más sostenible, de 6,5%. La pregunta entonces es por qué esto nos toma por sorpresa y por qué los precios han disminuido de manera tan dramática, a su peor nivel de los últimos seis años.

En primer lugar, las economías emergentes y las desarrolladas, como las de EEUU y Europa, no han tomado el relevo como se esperaba en un principio. En segundo lugar, el dólar más alto ha hecho que los productos básicos como el cobre sean más caros para los compradores que usan otras monedas. En tercer lugar, la disminución de los inventarios y los recortes de producción no han aliviado las preocupaciones continuas sobre la demanda mundial.

Históricamente, las limitaciones e interrupciones de oferta han ayudado a aliviar estas preocupaciones con la expectativa de que el mercado volverá a un equilibrio/pequeño superávit. En un entorno de precios más bajos, determinados proyectos son diferidos o retrasados y los cierres inducidos por los precios se hacen más frecuentes. Los cierres y recortes anunciados hasta ahora, que suman casi 600 mil toneladas por año (8% de producción global), han tenido poco efecto en el precio, y los repuntes en el precio se han deteriorado rápidamente.

Los cierres adicionales de minas y recortes en la producción ayudarán a volver a equilibrar el mercado en 2016-2017, pero es probable que los precios demoren en recuperarse por completo, aunque estos están comenzando a tocar fondo y deberían recuperarse en la segunda mitad de 2016. Los actuales niveles de precios serán la nueva norma, por lo menos para los próximos uno a dos años. Después de lo cual el mercado deberá reajustarse a una posición de déficit.

*La autora es socia de KPMG Chile.

Archivos relacionados