Opinión

Actualización del sistema de notarios

PULSO 07/08/2017

El sólo aumento de la cantidad de notarios no da cuenta de las reformas que el sistema requiere y ha dejado además en evidencia diferencias de prioridades entre ministerios.

Según datos recientes, desde hace más de dos décadas no hay cambios legales en el sistema notarial y ello a pesar de que se ha presentado hasta una treintena de proyectos sobre la materia. La decisión del Ministerio de Justicia de crear 100 nuevos cargos (un aumento de más de 25% respecto de la dotación actual) resulta en este contexto incomprensible, por un abanico de razones: la modernización del mecanismo notarial es más amplia y profunda que un aumento de cupos; las dudas acerca de quiénes podrían ser beneficiados con tales nominaciones; el rechazo de la oposición y la postura crítica de la propia Corte Suprema, argumentando la falta de evidencia técnica que respalde la decisión del Ejecutivo.

A esto se agrega que hay una evidente diferencia de enfoque y prioridades entre Justicia y la cartera de Economía, que han sido manifestadas por los mismos secretarios de Estado, dando cuenta de más de una visión dentro del Gobierno al respecto. Mientras la decisión del ministro Campos de aumentar la oferta de notarios puede verse como sensata, lo cierto es que ella enmascara que la institucionalidad del sistema de fe pública requiere cambios mayores y una modernización y reducción de trámites que las nuevas tecnologías pueden facilitar, esto por sobre aumentar la dotación de notarios. En este ámbito el próximo Gobierno tendrá que asumir la urgencia de hacer cambios al sistema de notarios. La actual administración ya no tiene fuerzas para acometer tal tarea.