Gonzalo-Larraguibel

Opinión

3xi: inspirarnos, incluirnos e innovarnos

PULSO 16/06/2017

Por Gonzalo Larraguibel. Los temas transversales que aparecen son el amor por Chile, recuperar el sentido de comunidad y reconstruir las confianzas.

En las últimas semanas han sido bastante difundidos los encuentros 3xi: “Inspirarnos, incluirnos e innovarnos” organizados desde la CPC, en conjunto con la Comunidad de Organizaciones Solidarias, la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECh), las Empresas B y el Centro de Innovación de la UC. Un grupo de líderes de acción unidos por un mismo propósito: “Restituir las confianzas y generar una cultura del encuentro para crear un Chile mejor”.

Parte clave para hacer que este propósito se haga realidad es el “cómo”, el ir generando las condiciones para establecer las conexiones y vínculos entre las personas y facilitando un espacio de verdadero encuentro, donde se dejen de lado los roles, trajes o etiquetas, ideologías que generan prejuicios y barreras alrededor de nosotros mismos, escondiendo muchas veces el ser humano que cada uno es.

Con las condiciones adecuadas, podemos tener conversaciones muy distintas desde la vulnerabilidad, conocernos, hablar de nuestras aspiraciones personales que se van transformando en aspiraciones comunes, compartir una mesa con el sólo fin de conversar y compartir ideas, finalmente termina rompiendo la inercia de la desconfianza.

El último encuentro 3xi, realizado en mayo en el Pequeño Cottolengo, fue mágico en sí mismo. Nos enfrentó con la fragilidad y nos mostró que, en ocasiones, sólo con mirarnos a los ojos es suficiente para reconocernos como parte de la misma tribu. Aunque seamos tan distintos, somos tan iguales… En este caso, ni siquiera hicieron falta las palabras para conectarnos y encontrarnos con las personas que viven en el Cottolengo, ¡un gran regalo por cierto!

De eso se trata el 3xi. Inspirarnos unos a otros, confiar en que el hacer juntos es más potente y más efectivo que el hacer en solitario. Esto se hace realidad cuando los participantes ponen en común lo que los convoca de esta invitación.

Los temas transversales que ahí aparecen son principalmente el amor por Chile, el recuperar el sentido de comunidad y el reconstituir las confianzas y el optimismo para aportar al desarrollo del país. Esto va creando un ambiente de entusiasmo y ganas de romper con el círculo de la desconfianza, para empezar a creer que podemos ponernos de acuerdo.

Incluirnos se hace realidad en los grupos de conversación, cuando se juntan pares improbables y se sientan a una misma mesa empresarios con jóvenes emprendedores y personas de la sociedad civil, entre otros. Una gran diversidad que, al mirarnos a los ojos, nos recuerda que finalmente no somos tan distintos y que nos preocupan las mismas cosas.

Innovarnos surge de repente, cuando tomamos conciencia de que el cambio parte por nosotros mismos y por hacer las cosas distintas en nuestro ámbito de acción e influencia en nuestro espacio privado.

Y casi sin darnos cuenta empezamos a construir juntos algo nuevo, una realidad que genera oportunidades que en otras condiciones probablemente no hubieran sido posibles.

Así, comenzamos a pensar en conjunto cómo vamos a evolucionar para lograr el cambio y tener impacto en un ámbito más amplio, y la semilla empieza a dar sus frutos; se empiezan a entrelazar vínculos y diseñar nuevas acciones para abordar las mismas problemáticas de siempre, pero con una gran diferencia: ¡ahora lo hacemos entre todos!

Como Virtus Partners, hemos sido parte activa en el liderazgo de esta iniciativa apoyando en la estructura y diseño de los espacios de encuentro para que la magia ocurra. Y en cada una de estas ocasiones somos testigos de que tener momentos de desconexión con el mundo para conectarnos con un “otro” es una necesidad básica y fundamental del ser humano.

La respuesta tan positiva de las casi 200 personas que ya han participado en los encuentros pone de manifiesto que esta necesidad es transversal, tanto así que el entusiasmo se contagia, se comunica y comparte con otros que sin haber participado de los encuentros, sólo quieren sumarse y también ser parte de esta cruzada y colaborar.

Y por eso vamos por más, estamos con mucha alegría preparando el próximo encuentro en julio, el cual se realizará en un lugar maravilloso como es Frutillar. Estamos seguros de que allí la naturaleza también hará su parte.

*El autor es socio Virtus Partners (gonzalo.larraguibel@virtuspartners.cl).