China retrasa el cambio de reglas en requisitos de capital para la banca

Por Simon Rabinovitch. La oferta de crédito a través del sistema bancario es una de las principales herramientas del gobierno para apoyar a la economía, pero los préstamos se han debilitado este año debido a la lenta demanda de crédito. Financial Times Financial Times | FT | 07/06
HERRAMIENTAS
© Bloomberg

China retrasará la implementación de nuevas reglas de capital estrictas para sus bancos hasta el próximo año, combatiendo las preocupaciones de que un apuro por reforzar las regulaciones dificultaría los préstamos y pesaría en una desaceleración de la economía.

Beijing había planeado inicialmente introducir las normas de capital de los bancos, poniendo a China bajo el régimen mundial de Basilea III, a comienzos de este año -un año antes del plazo estipulado en el acuerdo de Basilea.

Al retrasarse al 1 de enero de 2013, Beijing confirmó que esos planes originales eran muy ambiciosos. La nueva línea de tiempo pone a China en línea con otros países.

"Implementaremos un período de transición razonable para los estándares de solvencia, asegurando que el crecimiento de préstamos continuará a un ritmo apropiado", dijo Wen Jiabao, el premier chino, después de presidir una reunión de gabinete.

También confirmó que el gobierno daría a los bancos un permiso especial para prestar a pequeñas y medianas empresas, las que generan cerca de dos tercios del crecimiento chino, pero que tradicionalmente han carecido de crédito. El gobierno bajará la ponderación de riesgo asignada a los préstamos de las Pyme en el cálculo de ratios de capital de los bancos para fomentar más este tipo de préstamos.

Al igual que en otros países, los bancos chinos considerados sistémicamente importantes deberán cumplir coeficientes de capital del 11,5%, mientras que otros bancos deberán cumplir un mínimo de 10,5%.

La mayoría de los bancos chinos ya cumplen con los estándares de Basilea después de una ronda considerable de aumento de capital en los últimos dos años, pero hay dudas sobre las necesidades de capital adicional para aquellos al borde de la norma, como el Banco de Comunicaciones y el Banco Agrícola de China.

De mayor preocupación para el gobierno ha sido la desaceleración del crédito en los últimos meses. Los bancos prestaron 680.000 millones de yuanes (US$ 107 mil millones) en abril, muy por debajo de las expectativas del mercado, y los préstamos a principios de mayo también fueron débiles.

La oferta de crédito a través del sistema bancario es una de las principales herramientas del gobierno para apoyar a la economía, pero los préstamos se han debilitado este año debido a la menor demanda de crédito y porque los bancos han sido muy cautelosos con las deudas incobrables. El crecimiento económico chino se desaceleró a 8,1% en el primer trimestre y está en camino de desacelerarse aún más este trimestre.

Junto con el aplazamiento de la implementación de las normas de Basilea, China ha tomado otras medidas para apuntalar a sus bancos en los últimos meses. Ha reducido los dividendos de los mayores bancos estatales y aliviado la aplicación de regulaciones a nivel local.

Haciendo caso al gobierno, los bancos chinos tuvieron una racha de préstamos en 2009 para impulsar la economía durante la crisis financiera mundial. Aunque las autoridades aún están tratando de manejar los préstamos incobrables que resultaron de esa borrachera de crédito, muchos analistas creen que el gobierno adoptará el mismo enfoque si la economía se desacelera fuertemente otra vez este año.




Lo más visto
Actualidad & Política