Precios de la energía y baja ley acercan a US$3 por libra los costos de producción de la minería

La operación de gran minería con los costos más elevados el año pasado fue Cerro Colorado, de BHP Billiton, que alcanzó los US$2,63. Caída de la ley minera impacta fuertemente en este ítem, al igual que lo hace el alza de la electricidad y los combustibles. Gustavo Orellana Gustavo Orellana | Empresa | 28/06
HERRAMIENTAS
Debes saber

¿Qué pasó?
Los costos de producción de la minería se están acercando a los US$3 por libra debido, entre otros factores, al alza de la energía y a la baja ley, que obliga a la industria a extremar recursos para mantener los niveles de producción.

¿Por qué pasó?
Además de estos factores, los nuevos proyectos ya son de baja ley, por lo que traen incorporado desde la etapa de diseño el elevado costo de producción.

¿Cuál es un nivel adecuado de ley?
Antes el límite de rentabilidad era  1% de cobre. Hoy los proyectos son de bajo 0,6%.

© Bloomberg

Que los costos de producción en la gran minería del cobre en Chile son altos, es algo que ya está incorporado a esta actividad. Pero que ya se estén acercando a los US$3 por libra -cifra ya muy cerca del valor de venta- es algo más reciente y que implica que los márgenes en la industria se han ido acortando de forma peligrosa.

Es así como varias operaciones muestran costos cercanos a los US$2,5 por libra, considerando el total de costos y gastos 2011 (C4) según información entregada por Brook Hunt y que ha sido difundida por Codelco.

A esto hay que sumar otro elemento: la tendencia es claramente al alza. Comparado con 2010, las mayores mineras que operan en Chile aumentaron sus costos el año pasado en porcentajes de, al menos, los dos dígitos, siendo Quebrada Blanca, (perteneciente a la canadiense Teck, cuyos costos se dispararon 29% a US$2,15) y El Abra (aumento de 37% a US$2,57) las mayores variaciones.

En el período, ninguna de las 14 faenas analizadas logró reducir sus valores.

Por faena, la más cara de todas es Cerro Colorado, de BHP Billiton, que ha visto aumentar sus costos desde los US$1,82 que tenía en 2008 a US$2,63 el año pasado.

También están en ese nivel El Abra, de la que Codelco tiene el 50% de la propiedad, y Candelaria, con US$2,43 por libra.

Estas cifras todavía le permitieron obtener un margen amplio en el balance global 2011, pues el precio promedio de este commodity superó los US$4 la libra. Sin embargo, frente a los actuales US$3,33 por libra, el margen se reduce drásticamente, quedando las empresas muy expuestas ante una eventual baja en los mercados.

A este cálculo, no obstante, hay que restarle otros componentes, como el crédito por subproductos para las empresas, pues, por ejemplo, en el caso del molibdeno, este producto se obtiene de la propia extracción de cobre, no implicando un desembolso mayor para las empresas. Lo mismo para aquellas que tienen como subproducto oro o plata y, para aquellas que cuentan con fundición (como Codelco y Anglo American), ácido sulfúrico.

LA LEY ES CLAVE
Lo que explica esta situación son varios hechos, pero dos en particular son los que más golpean: el elevado precio de la energía, con costos marginales superiores a los US$200 por MWh durante gran parte del año, y la baja ley de mineral que tienen las operaciones existentes.

Esto significa que para extraer el mismo cobre, las empresas deben aumentar la cantidad de mineral tratado, lo que implica aumentar los esfuerzos y, por ende, también los gastos.

El director de Ingeniería en Minas de la Universidad de Chile, Aldo Casali, señala que las minas que han ido apareciendo en el país son de menor ley, por lo que traen ya incorporado el alto costo de operación. 

“Los nuevos yacimientos a explotar son, en general, de menores leyes que los de antes. Hace 20 años atrás una ley de 1% de cobre era considerada un valor adecuado para un proyecto. Hoy en cambio, se evalúan proyectos de hasta 0,6% de cobre. Esto significa que se obtiene menos metal por unidad de mineral tratado”, señala el experto.

Respecto a la energía, Casali comenta que esto es un tema no menor, y que seguirá siendo así mientras no se tomen decisiones de largo plazo que, a su juicio, pasan por favorecer la energía hidráulica, pues sostiene que las alternativas son caras y poco eficientes.




Lo más visto
Empresa & Mercado