Economistas: Depreciación instantánea no compensaría la eliminación del FUT

Sin embargo, en el corto plazo la iniciativa tributaria podría impulsar la inversión, considerando que el FUT se mantendrá hasta la operación renta de 2018, pudiendo contribuir a que la desaceleración de la economía en 2014 sea algo menor a lo estimado. V. Petersen y C. Torres | Economía | 05:00 hrs

HERRAMIENTAS
© Andres Pérez
La depreciación instantánea sólo será permanente para las micro y pequeñas empresas.

Si bien la mayoría de los detalles y precisiones que traía el proyecto de ley definitivo de la reforma tributaria, que ingresó ayer al Congreso, estaban internalizado por los expertos y agentes privados, el anuncio de que la herramienta de la depreciación instantánea sería permanente sólo para las micro y pequeñas empresas (MiPyme), fue catalogado como una sorpresa dentro de la iniciativa.

En este sentido, los economistas coinciden en que el efecto macro de la medida en lo global, estaría separado entre lo que puede ocurrir en el corto y largo plazo.

Al respecto, Sebastián Cerda, economista jefe de CorpResearch, sostiene que “el impacto macro más grande de corto plazo, es que al final le están poniendo un subsidio a la inversión muy importante al generar esta depreciación instantánea para las empresas grandes en este primer año”, lo que a su juicio debiera impulsar fuerte la inversión, “y puede ser compensador de la desaceleración que estamos viendo, impulsando algo más de crecimiento en el corto plazo”. 

Esto, debido a que en el primer año todavía se mantendrá el funcionamiento del FUT, a lo que se le agregará la depreciación instantánea para empresas grandes.

En esta línea, Cerda considera que “esto el gobierno lo está haciendo para paliar los efectos de la tremenda desaceleración que estamos viendo. Podría haber una recuperación en la inversión”, aunque advierte que al ser transitorio, en el largo plazo quedan más dudas de si cambiará el panorama económico.

En tanto, Alejandro Fernández, economista y socio de Gemines, reconoce que el tema de la depreciación instantánea sólo por un año para las compañías grandes es algo que no se sabía y una sorpresa, por lo que “eso puede tener consecuencias negativas sobre la inversión en el más largo plazo, en la medida en que los proyectos van a ser menos rentables respecto a la situación actual”.

 Respecto a si este mecanismo podría compensar la eliminación del FUT, es enfático en señalar que no es suficiente y que además “es sesgado a favor de las empresas que son más intensivas en capital fijo. Todo lo que es sector comercial se ve menos beneficiado por este nuevo sistema”.

Comparte la visión Aldo Lema, economista asociado de Security, quien estima que la depreciación instantánea “claramente no es suficiente para equiparar la eliminación del FUT, ya que hay un aumento en la carga tributaria del capital físico y eso, dependiendo del funcionamiento de la economía,  tiene un impacto también en la demanda por trabajo y en definitiva también en las remuneraciones”.

Por ello, agrega que “no es descartable que al final una reforma que a priori buscaría incentivar la inversión en capital humano, la termine afectando negativamente por la vía de una menor inversión en capital físico y un menor crecimiento”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Producción y el Comercio (CPC), Andrés Santa Cruz, también quedó con dudas respecto al mecanismo de la depreciación instantánea y su compensación sobre el FUT.

“Creo que la depreciación instantánea es un paliativo que no suple los efectos positivos de que las personas tributen por las utilidades retiradas”, señaló, enfatizando que “en el FUT hay algunas goteras que se pueden cerrar, pero este ha sido un buen mecanismo, que incentiva la inversión ayuda a las Pymes y que no causa impacto en los miles de accionistas de las empresas. Si Ud, tiene una gotera en la casa, la tapa, no bota la casa”.




Lo más visto
Economía

FINANCIAL TIMES
ir al canal
Amenaza cibernética a la banca: se requiere cooperación con los gobiernos
Financial Times

Por Gillian Tett. La gran pregunta es qué ocurrirá si los hackers rusos dejan de sentir que tienen participación en las finanzas globales o un interés común en mantener la estabilidad del mercado. "Es una gran preocupación", dice un banquero en NY.


"Súper pronosticadores": ¿se puede predecir el futuro?
Financial Times

Por Tim Harford. Miles de millones de dólares se gastan en expertos que dicen que pueden predecir lo que está por venir en negocios, finanzas y economía. La mayoría de ellos no acierta. Ahora un revolucionario estudio descubre el secreto: es posible predecir el futuro. Y una nueva camada de "súper pronosticadores" sabe cómo hacerlo.


Francia incumplirá meta de déficit presupuestario
Financial Times

Por H.C. Es un desafío para la nueva Comisión Europea, que nombró al ex ministro francés Moscovici como encargado de cumplir las reglas fiscales.


BCE avanza con su plan de compra de valores respaldados por activos
Financial Times

Por Stefan Wagstyl. Un vocero del organismo dijo a FT que la decisión del banco de comprar un amplio portafolio de ABS es independiente de cualquier decisión de gobierno, aunque las garantías gubernamentales tendrán un rol útil.


Moody's: recorte de nota de Brasil golpea candidatura de Rousseff
Financial Times

La agencia atribuyó su decisión al lento crecimiento, justo cuando la presidenta está a la zaga de Marina Silva en las encuestas, a un mes de las elecciones.


G20 advierte a las principales economías sobre una "crisis global de empleo"
Financial Times

Por S. Donnan y S. O'Connor. La falta de empleo y el estancamiento en los salarios está contribuyendo a un alza en la desigualdad y está reduciendo el gasto del consumidor y el crecimiento en las economías avanzadas, según el Banco Mundial, la OCDE y la OIT.


UE rechaza nuevamente acuerdo antimonopolio de Google
Financial Times

Por A.B y R.W. La amplia oposición alemana ha sido vista como un factor decisivo.


La inversión tributaria provocará auge de M&A de empresas de EEUU
Financial Times

Por Stephen Foley. Los individuos pueden encontrar más costoso deshacerse de sus vínculos con Estados Unidos, pero para muchas empresas sigue siendo una opción irresistible para pagar menos impuestos.


aaaa