Joaquín Vial: "Con el panorama que se ve, probablemente la próxima movida de tasas va a ser hacia abajo"

El consejero del Banco Central reconoce una desaceleración más intensa de lo que estimaban, donde les sorprendió la caída del gasto de inversión del gobierno en la última parte de 2013. Además, la autoridad anticipa cambios en las proyecciones del Ipom de marzo, aunque no dramáticos.


HERRAMIENTAS
© Christian Iglesias

La semana pasada el economista Joaquín Vial cumplió dos años como consejero del Banco Central, tras reemplazar a José De Gregorio. Desde esta posición reconoce que la intensidad de la desaceleración de la economía chilena ha sorprendido a la baja las estimaciones que tenían en el ente rector, apuntando principalmente a la moderación de la formación bruta de capital fijo y a un factor que no estaba en sus estimaciones: la caída del gasto de inversión del gobierno en el cuarto trimestre de 2013.

Eso jusitifica la nueva baja de la Tasa de Política Monetaria (TPM) que ejecutó la institución esta semana y respecto de la cual, validando el sesgo expansivo que el Consejo ya expresó en el comunicado, Vial anticipa que es muy probable que se repita, y que, por tanto, existan nuevos recortes hacia adelante. También reconoce que se ajustaría el rango de proyección para el crecimiento del PIB en 2014 en el próximo Ipom de marzo, que está en plena redacción.

Tras la baja de la TPM de este martes, el mercado ha leído una desaceleración más profunda de la economía, que implicaría recortes adicionales. ¿Es correcta esa lectura?

-Efectivamente la desaceleración ha sido un poco más rápida, pero en general diría que la economía chilena mantiene un sustrato de fortaleza y de crecimiento que es importante. Y para reforzarlo, hemos dado este impulso monetario adicional, que más o menos ha estado en línea con lo que se venía anticipando en el propio Ipom, donde nosotros dábamos una señal de que el supuesto de trabajo era de que más menos ocurrirían 2 bajas de tasas y es lo que ha ocurrido hasta el momento. Ahora, la novedad es que se mantuvo el sesgo, lo que indica que probablemente la próxima movida de tasas va a ser hacia abajo, pero no significa necesariamente un compromiso. Dependerá mucho de lo que ocurra en los próximos meses. Pero en este momento, con la información que tenemos y el panorama que se ve, probablemente la próxima movida sea hacia abajo.

 ¿Y podría haber más de un recorte? Algunos agentes del mercado ya plantean la posibilidad de que la TPM se ubique incluso bajo 4%.

-Eso dependerá mucho de la información que surja en los próximos meses. En estos momentos estamos recién en el proceso de armar las proyecciones del Ipom y probablemente tengamos una visión más clara sobre este punto en un mes más, con las cifras definitivas del cierre del año. En estos momentos si uno mira el consumo, el empleo, los salarios, las colocaciones, uno diría que esta economía no necesita ningún tipo de estímulo adicional. Pero si se concentra en el efecto de la inversión y la posibilidad de que esto contagie y empiece a afectar el empleo, eso podría requerir un estímulo monetario adicional. Lo que nosotros estamos diciendo con el sesgo es que probablemente se necesita un estímulo monetario adicional. Pero lo iremos evaluando mes a mes, porque estas cosas son difíciles de calibrar.

¿Se podría concretar otra bajaen la próxima reunión?

-No he dicho marzo porque eso habrá que evaluarlo, sino que probablemente la próxima movida de tasas de interés sea hacia abajo.

¿Es compatible ir en la dirección de mayores estímulos monetarios mientras en el mundo se va en dirección contraria?

-Es que aquí tenemos varios mundos. Uno de aquellos que ya pasaron por crisis financieras como EEUU y Europa, que están en proceso de ir retirando de a poco los tremendos estímulos monetarios, y el caso de países emergentes, que en muchos casos frente a la dificultad de poder defender su moneda, se embarcaron también en políticas monetarias y/o fiscales bastante agresivas. El caso nuestro es un poco distinto, porque tuvimos durante mucho tiempo de las tasas de interés más altas y ahora que ya estamos desacelerando, estamos en condiciones de ir bajando un poco, pero todavía incluso creo que estamos con las tasas más altas.

Parte del mercado ve razones estructurales en la desaceleración de la actividad. ¿Será suficiente el estímulo monetario planteado?

-Si son razones estructurales, no es algo que esté en manos del BC. Ahora, un tema estructural sería o que el empleo está creciendo muy poco, que no parece ser el caso, o que la inversión caiga mucho más. Esto último habría que evaluarlo, pero en todo caso se puede dar un estímulo monetario para suavizar el ciclo, pero al final eso tiene que ver con las condiciones de competitividad de la economía. Eso se arranca del ámbito del BC.

La mayor desaceleración prevista por el propio BC, según reconocen en sus comunicados, ¿qué tan preocupante es?

-Diría que la dirección general estimada no ha sido la equivocada, pero sí algo más intensa de lo que nosotros pensábamos, y aparentemente la sorpresa de esto radica en un componente que es la inversión, y dentro de la inversión este componente asociado más bien a obras de infraestructura. Pero si uno ve el resto de la actividad, el consumo ha desacelerado, pero sigue creciendo a tasas que son perfectamente razonables. Incluso la actividad de vivienda sigue fuerte, los créditos siguen creciendo a una tasa razonable. Entonces esta es una economía que se está desacelerando, pero dentro de una línea general que es bastante sana. O sea, aquí no tenemos algo que esté mucho más allá de lo que habíamos previsto, hay un poco de sorpresa, así como hubo sorpresas también en los años anteriores, justamente también por el mismo componente, la inversión, que cuando esperábamos que se desacelerara no lo hacía y más bien aumentaba.

En este sentido, el ministro de Hacienda advirtió sobre la necesidad de cuidar la inversión. ¿Podría verse afectada por los cambios tributarios y eliminación del FUT planteados?

-Creo que lo que se está hablando al respecto hoy está dentro del rango de cosas razonables y posibles que se manejan dentro de cualquier economía de mercado. Diría que no hay una cosa que ponga en tela de juicio los fundamentos de la economía. Mi impresión es que en las expectativas está incorporada una reforma tributaria, que más o menos los elementos principales ya están en el mercado, y aún así, si uno ve la encuesta de la Corporación de Bienes de Capital, muestra un aumento de la inversión para el año. Ahora creo que es cierto y no solamente hay que cuidar la inversión, también el empleo y un montón de variables que hacen que la economía funcione bien.

¿Qué otro factor sorprendió a la baja en este escenario?

-Otra cosa que ha influido también es que proyectos que estaban en carpeta se retrasaron en parte por procesos judiciales, lo que se ha notado en estos meses probablemente. Pero hubo un factor adicional que no estaba en nuestros planes realmente y que fue bien sorpresivo, y es que el gasto de inversión del gobierno en la última parte del año pasado cayó. No es una cosa muy grande, pero se suma a los otros factores. Es algo que más bien tiene que ver con la distribución del gasto durante el año, que fue más pareja que en años anteriores.

¿Es para preocuparse?

-No, es algo transitorio. Esto debería desaparecer sin mayores problemas. El presupuesto de inversión para el próximo año crece, así que no debería haber problema.

¿Este será el período más frío de la desaceleración?

-Probablemente. Pero con la información que tenemos hoy y el ambiente internacional actual, porque en este sentido el nivel de riesgo e incertidumbre se ha complicado.

Con todo, ¿sería lógico esperar un recorte en las proyecciones del Ipom de marzo para 2014?

-Eso lo diremos en el Ipom, pero definitivamente estamos partiendo de una base un poco más baja y eso sí que probablemente tiene algún efecto. Entonces probablemente será algo, pero tampoco algo tan dramático.

Hay economistas que prevén un PIB bajo el 4%...

-Sí claro, hay otros que dicen que puede ser incluso menos de 3%. Pero las proyecciones nuestras se evaluarán en el Ipom.

Tranquilo con la inflación y tipo de cambio

De los comunicados también se desprende que el BC no está preocupado por una inflación mayor. ¿Por qué?

-Parece bastante claro que la inflación pasó de estar en la parte baja de la banda, a una cosa que estará en el rango medio. Hay unos temas de base por ahí que harán que en algunos meses esté en el tope de la banda probablemente, pero la impresión nuestra y las expectativas del mercado es que estamos bastante centrados en 3%.

¿Entonces superará el IPC a 12 meses el 3% en algunos meses?

-Creemos que efectivamente la inflación va a pasar sobre el 3% en algunos meses, por un tema de base de comparación del año pasado. Pero a nosotros no nos interesa el dato puntual, sino que la mirada de la tendencia y esa está claramente anclada en torno al 3%, lo que nos tiene tranquilos.

Sin embargo recortes adicionales de la tasa de interés podrían elevar aún más el tipo de cambio. ¿No es un problema?

-Una baja de tasas de 25 o 50 puntos base ya está bastante internalizada por el mercado, 25 con certeza diría, por lo que no debería tener ningún efecto sobre el tipo de cambio. De hecho, me sorprendió un poco el alza que tuvo el tipo de cambio con el recorte de esta semana,porque todos esperaban que ocurriera. Fue probablemente por el hecho de que se mantuviera el sesgo, que era el mismo que había en el comunicado anterior, por lo que es un poco sorprendente. Pero a lo mejor había muchos que pensaban que era sólo una baja.

¿Le seguirá pareciendo sano al BC si el tipo de cambio se acerca a los $600?

-Lo que a nosotros realmente nos preocupa es cuando el tipo de cambio se aleja mucho de lo que se considera la zona de equilibrio. Y hace algunos meses atrás estaba en la parte baja y hoy en una parte de la mitad para arriba, pero en una zona que nos deja tranquilo. No tenemos ningún objetivo, meta, ni una referencia respecto al tipo de cambio. Hay que ver el contexto.

Pero a su juicio, ¿se estabilizará o podría aumentar más?

-Depende de muchas cosas. Si uno mirara sólo la economía chilena y como van las cosas, probablemente no hay ninguna razón para pensar que estaría mucho más desviado de esto, pero tenemos bastante incertidumbre respecto a lo que está pasando en China por ejemplo.

"De todos los riesgos externos, el que más me preocupa es China"

En el ámbito externo el BC ha señalado que se sigue esperando una recuperación de nuestros socios comerciales en los próximos meses, especialmente de EEUU. ¿Qué pasaría si eso no ocurre?

-Los escenarios de riesgo han cambiado desde hace un año y medio atrás, cuando la mayor preocupación era Europa y la posibilidad de que se quebrara el euro. Los mercados se han convencido de que es es menos probable. EEUU está creciendo, la duda es si está creciendo a una tasa suficientemente rápida o no. Y China se ha estabilizado, que era un temor grande, y en general en los países de Asia uno ve cierto rebote. Sin embargo, los escenarios de riesgo se han puesto más complicados.

¿En qué sentido?

-Siempre hemos sabido que un escenario de riesgo está asociado a todo lo que pasa con el Medio Oriente. Bueno, a eso se le agrega el conflicto en Siria, los problemas en Libia, lo que está pasando en Ucrania, que es complicado. A lo anterior se suma además el tema del sistema financiero chino, donde el crédito ha crecido mucho, básicamente a empresas. De todas los riesgos que estoy viendo, desde el punto de vista económico y financiero,  lo que está pasando en el sistema financiero chino es definitivamente lo que estoy mirando con más detención. 

¿Puede provocar un desequilibrio importante?

-No sabemos, pero si hubiese un freno repentino del crédito en China, que obligue a las empresas a parar o a disminuir significativamente sus ritmos de inversión, eso va a tener un impacto en la economía global y va a tener un impacto sobre las materias primas. 

¿Qué le ha parecido que artículos internacionales hayan mencionado a Chile como economía frágil?

-Creo que la situación de EEUU está bastante internalizada y el tapering a nosotros no nos está causando tantos problemas. La prueba más evidente de eso es que las tasas de interés largas acá en Chile están a niveles bajos, pero sí problemas financieros en China o cosas de ese estilo nos podrían complicar. Aún así, difícilmente Chile puede caer dentro de la categoría de las economías más vulnerables. Esta es una economía que está con un déficit de cuenta corriente que es perfectamente razonable, que mantiene un buen ritmo de crecimiento, que tiene elementos de flexibilidad, por ejemplo en su política cambiaria, en la solidez de su sistema financiero que es muy importante, y también en el marco general de política. Una política fiscal que apunta a mantener un Fisco solvente en el largo plazo.




Lo más visto
Economía

FINANCIAL TIMES
ir al canal
Amenaza evitable a la posición de Hong Kong
Financial Times
Los inversionistas en A. Latina tienen que ponerse a la altura de las nuevas demandas
Financial Times

Por Amy Stillman. La lucha contra la corrupción, las políticas de defensa de la competencia y del medio ambiente están hoy bajo el microscopio de los extranjeros.


Wall Street encuentra su competencia en el poder de la gente
Financial Times

Por Gary Silverman. Los inversionistas minoristas y los tutores de fondos públicos de pensiones están dejando claro que ya no piensan que sus administradores de dinero sean tan inteligentes.


La campaña de Modi para convertir a India en un hub fabril
Financial Times

Por Amy Kazmin. El aumento de los costos en China está abriendo oportunidades para potenciar el sector industrial del país y hacerlo más competitivo.


Putin exige que se reabra el pacto de comercio entre la UE y Ucrania
Financial Times

Por P.S. El líder ruso amenaza con represalias si Kiev busca implementar un acuerdo.


A. Latina: tras el fin de la fiesta viene la resaca
Financial Times

Por John-Paul Rathbone. Los países menos vulnerables hoy son los que priorizaron la inversión. Por ejemplo, Colombia y Perú están invirtiendo al ritmo asiático de 28% de la producción. Los más vulnerables, por el contrario, son aquellos que, como Venezuela y Argentina, administraron mal el auge y ahora se enfrentan a un cambio político posiblemente traumático.


Bancos de desarrollo levantan récord de US$219 mil millones
Financial Times

Por E. M. Los prestatarios supranacionales, como el Banco Mundial, se consideran de menor riesgo debido a sus garantías gubernamentales.


Obama corre el riesgo de una misión extendida en Siria
Financial Times

El que quiera juzgar la decisión del presidente debe hacerse tres preguntas: los ataques a Siria ¿se justifican por motivos de seguridad? ¿La operación es legal? y ¿podrá lograr su objetivo?