Gobierno crea mesa técnica sin presencia estudiantil para destrabar Superintendencia

La instancia que propone el Mineduc busca acercar posturas en un proyecto que ha sido criticado por varios sectores. La superintendencia de educación superior es una de las iniciativas claves del gobierno para destrabar el conflicto estudiantil. Rodrigo Bravo Rodrigo Bravo | Política | 20/07
HERRAMIENTAS
© Agencia Uno

En cuatro oportunidades durante este año, la comisión de Educación del Senado le ha dedicado sus dos horas semanales a debatir la el proyecto de ley que crea la superintendencia de educación superior.

Para esto han recibido a una serie de expertos en educación, entre ellos Patricio Meller y María Olivia Monckeberg. Pero también se ha escuchado a la Confech encabezada por Gabriel Boric y Noam Titelman y al contralo general de la República, Ramiro Mendoza.

¿Coincidencias entre ellos? Varias. La principal: el proyecto no es suficiente para terminar con el lucro en la educación superior de nuestro país.

La iniciativa ingresada el 22 de noviembre bajo la administración del ex ministro de Educación Felipe Bulnes, ha sido uno de los dolores de cabeza de Beyer.

En una de sus primeras visitas al Congreso tuvo que enfrentar las críticas del director del CEP, Arturo Fontaine, quien aseguró a comienzos de año que "este procedimiento no asegura suficientemente el cumplimiento de la ley orgánica que prohibe el lucro".

Pocos días después la misma comisión escuchó al contralor Ramiro Mendoza quien fue lapidario con el diagnóstico de la iniciativa: "El nuevo organismo sólo debiera ocuparse de fiscalizar los aspectos técnicos en materia educativa y no los que tocan al financiamiento (...) La nueva superintendencia tendría facultades que le corresponden a la Contraloría, como también al ministerio de Educación, lo que provocaría una colisión de funciones entre estos organismos", sentenció Mendoza.

Con estas críticas el camino se ha puesto cuesta arriba para el Ejecutivo, que incluso le puso urgencia a la iniciativa la misma semana que más de cien mil personas marcharon por la Alameda para cuestionar el mal manejo que acusan en la cartera que hoy dirige Harald Beyer.

RECHAZO CONFECH
Frente a este escenario y al rechazo a la iniciativa que han comentado públicamente los senadores miembros de la comisión de Educación del Senado, Jaime Quintana (PPD); Ignacio Walker (DC) y Alejandro Navarro (MAS), es que el gobierno convocó a "un equipo de trabajo técnico entre el Ejecutivo y los respectivos asesores de los miembros de la comisión de educación", para buscar despejar las diferencias que existen con la iniciativa y que auguran un rechazo en la comisión y posteriormente en la sala.

La convocatoria se realizó la semana pasada para que, en estos días, se definan los representantes de los parlamentarios que participarán del encuentro que se espera comience a funcionar a contar de la próxima semana.

"El gobierno entendió que el proyecto es tan malo y ha tenido que retirar la urgencia y negociarlo por afuera del Senado para destrabarlo", comenta Gabriel Boric, quien rechaza la intención de La Moneda de buscar acuerdos sin la presencia de los dirigentes estudiantiles.

"Las políticas por ustedes, para ustedes, pero sin ustedes, terminan agotándose en algún momento", comentó el vocero de la federación de estudiantes mapuches, José Ankalao.

El rechazo de los estudiantes a esta nueva propuesta  para avanzar en uno de los proyectos que busca terminar con el lucro en la educación superior preocupa a La Moneda. Es por eso que han manejado con absoluta reserva la composición de esta mesa técnica de trabajo.

Pese a que los estudiantes confían en el trabajo que está realizando la oposición frente al proyecto de la Superintendencia, exigen ser parte de negociaciones como ésta. "No nos interesa andar de mensajeros ocultos o clandestinos, creemos que esto se debe discutir a la luz pública", sentenció Boric.




Lo más visto
Actualidad&Política

FINANCIAL TIMES
ir al canal
Amenaza cibernética a la banca: se requiere cooperación con los gobiernos
Financial Times

Por Gillian Tett. La gran pregunta es qué ocurrirá si los hackers rusos dejan de sentir que tienen participación en las finanzas globales o un interés común en mantener la estabilidad del mercado. "Es una gran preocupación", dice un banquero en NY.


"Súper pronosticadores": ¿se puede predecir el futuro?
Financial Times

Por Tim Harford. Miles de millones de dólares se gastan en expertos que dicen que pueden predecir lo que está por venir en negocios, finanzas y economía. La mayoría de ellos no acierta. Ahora un revolucionario estudio descubre el secreto: es posible predecir el futuro. Y una nueva camada de "súper pronosticadores" sabe cómo hacerlo.


Francia incumplirá meta de déficit presupuestario
Financial Times

Por H.C. Es un desafío para la nueva Comisión Europea, que nombró al ex ministro francés Moscovici como encargado de cumplir las reglas fiscales.


BCE avanza con su plan de compra de valores respaldados por activos
Financial Times

Por Stefan Wagstyl. Un vocero del organismo dijo a FT que la decisión del banco de comprar un amplio portafolio de ABS es independiente de cualquier decisión de gobierno, aunque las garantías gubernamentales tendrán un rol útil.


Moody's: recorte de nota de Brasil golpea candidatura de Rousseff
Financial Times

La agencia atribuyó su decisión al lento crecimiento, justo cuando la presidenta está a la zaga de Marina Silva en las encuestas, a un mes de las elecciones.


G20 advierte a las principales economías sobre una "crisis global de empleo"
Financial Times

Por S. Donnan y S. O'Connor. La falta de empleo y el estancamiento en los salarios está contribuyendo a un alza en la desigualdad y está reduciendo el gasto del consumidor y el crecimiento en las economías avanzadas, según el Banco Mundial, la OCDE y la OIT.


UE rechaza nuevamente acuerdo antimonopolio de Google
Financial Times

Por A.B y R.W. La amplia oposición alemana ha sido vista como un factor decisivo.


La inversión tributaria provocará auge de M&A de empresas de EEUU
Financial Times

Por Stephen Foley. Los individuos pueden encontrar más costoso deshacerse de sus vínculos con Estados Unidos, pero para muchas empresas sigue siendo una opción irresistible para pagar menos impuestos.


aaaa