10-08-2012
Canales
Economía

  • FAO anticipa posible crisis mundial alimentaria si los países restringen exportaciones

    En momentos en que EEUU está en la peor sequía de los últimos 56 años, la FAO indicó que el Índice de Precio de Alimentos subió en julio a 213 puntos, un alza de 12 puntos que hace temer a las autoridades que se desencadene la escasez de 2007-2008.
    • Disminuir Texto
    • Aumentar Texto

    La severa crisis alimentaria que en 2007 y 2008 desembocó en fuertes protestas por falta de alimentos en 30 países podría volver a repetirse. Esa fue la advertencia que lanzó ayer la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). 

    El posible escenario de riesgo sucedería si los países restringen sus exportaciones por temor a una escalada de precios ligada a la sequía que afecta a naciones productoras, entre ellas, Estados Unidos.

    Las limitaciones de la oferta empujaron los precios de los alimentos al alza haciendo que el Índice de Precios de Alimentos de la FAO, que mide las variaciones mensuales de los precios para una canasta de cereales, oleaginosas, lácteos, carnes y azúcar, promedió 213 puntos en julio,  un alza de 12 puntos frente a junio, y cerca de los niveles de abril de este año. 

    Las preocupaciones por un clima extremadamente caluroso y seco en la zona central de Estados Unidos dispararon el precio de la soya y el maíz a niveles récord en julio, una tendencia que arrastró a los alimentos en general y obligó a la FAO a revertir sus pronósticos bajistas para el año.

    “Existe potencial para que se produzca una situación como la que tuvimos en 2007-08”, señaló a Reuters el economista y analista de granos de la FAO, Abdolreza Abbassian.

    “Las expectativas son que esta vez no se apliquen malas políticas y se intervengan los mercados mediante restricciones, y si eso no ocurre no veremos una situación tan seria como la del 2007-08. Pero si esas políticas son replicadas podría pasar cualquier cosa”, añadió Abbassian.

    De manera similar a las violentas protestas que se desataron en países como Egipto, Camerún y Haití  hace unos años, si los países aplican políticas que limitan las ventas al exterior, esto volvería a impulsar los precios tal como ocurrió hace cinco años.

    El nivel de julio está aún por debajo de un récord de 238 puntos alcanzados en febrero de 2011, según la FAO, pero cerca de los niveles registrados durante la crisis alimentaria en 2007-08.

    La FAO señaló que la sequía en Estados Unidos, que es la peor que registraen 56 años, impulso los precios del maíz en casi un 23% en julio, y el trigo se subió a esa corriente alcista con cerca de un 19%.

    Los precios altos de los alimentos implican cuentas grandes de importación para los países más pobres, que no producen suficientes alimentos como para  autoabastecerse. Y un dólar fuerte empeora ese efecto. “La gran apreciación del dólar, y la escalada de los precios, es básicamente un golpe doble que pondrá bajo mucho estrés a algunas de las naciones más frágiles”, indicó Abbassian.

    Recientemente, los mercados de granos se habían visto  atemorizados por especulaciones de que los productores del Mar Negro, particularmente Rusia, puedan reducir sus exportaciones debido a la sequía. Sin embargo, ayer los mercados recibieron una suerte de bálsamo luego que funcionarios rusos dijeran que no veían un escenario como para prohibir las ventas externas de granos este año, pero no descartaron la aplicación de aranceles a las exportaciones como forma de protegerse.

    MAPA DE SEQUÍA EN EEUU
    Los estados de las planicies en EEUU como Nebraska o Iowa, muy relevantes para la industria agrícola y la producción de maíz y soya están siendo golpeados con más dureza por las excesivas condiciones de sequía tras el mes más caliente del que se tenga registro en el país.