vlado mirosevic

Internacional

Vlado Mirosevic: "Nunca debimos regalarle la agenda de emprendimiento y crecimiento a Chile Vamos"

Carlos Said 18/12/2017

Tras el triunfo de Sebastián Piñera, la izquierda, sobre todo la del Frente Amplio, ya se prepara para liderar la oposición. Pero también hará lo propio el Partido Liberal, que se reconoce en el centro político. En esta entrevista, el diputado Vlado Mirosevic analiza las razones del triunfo de Chile Vamos y la disputa que mantiene con la “nueva derecha” por defender la doctrina del liberalismo.

¿Cómo explica el resultado que obtuvo Sebastián Piñera?

Piñera fue más exitoso en hablarle al centro político y a un mundo despolitizado independiente, que probablemente la NM y el FA abandonaron, en términos del crecimiento económico y la agenda de emprendimiento, y esa gente se movilizó pensando en que Piñera era mejor para el crecimiento del país, para seguridades para las familias, y terminaron votando por Piñera sin ser de derecha. Pero también porque nosotros abandonamos al centro político. Nunca debimos regalarle agenda de emprendimiento y crecimiento a Chile Vamos, había que combinarla con reformas y derechos sociales, lo que no es contradictorio. Los liberales tenemos una autocrítica, porque esa agenda de crecimiento no es de derecha, también la tiene el centro político. Y ellos también fueron exitosos con la campaña del terror, de que nos transformaríamos en “Chilezuela”, que es una mentira, pero lo instalaron.

¿Cree que el FA no está disputando el centro político?

Nos falta mucho, el FA no pasó a segunda vuelta porque no tenemos centro político consolidado y gravitante dentro. Si hubiésemos puesto una agenda proempleo, de crecimiento y emprendimiento más en el centro, Beatriz Sánchez habría pasado a segunda vuelta. Por eso es importante el rol del PL, porque si crecemos y nos consolidamos, podemos construir la mayoría entre el centro y el progresismo.

Entonces el rol del PL será liderar esa disputa por el centro…

Por supuesto, vamos a liderar la disputa del centro político, no le vamos a regalar a Chile Vamos la agenda de emprendimiento y les vamos a disputar las reformas. Pero también hacemos la autocrítica de que les regalamos el centro político y eso no puede volver a pasar.

¿Cómo se perfila el liberalismo frente a la nueva derecha, como la de Evópoli, que se presenta como más liberal?

Ellos no son liberales, en Chile Vamos hay gente que es menos conservadora, pero no liberales en la tradición del social liberalismo. Pueden ser representantes de Milton Friedman, que es el noeliberalismo. Pero no sé si son buenos representantes de Bobbio, de Rawls, de Ronald Dworkin, de John Locke, de John Stuart Mill. No son representantes de la mayoría liberal del mundo, que por lo general está en el centro político. En Europa, la bancada de los partidos liberales está en el centro político. El miércoles (mañana) viene la vicepresidenta de la bancada liberal europea y se reunirá con nosotros, no con Chile Vamos. Los liberales del mundo no estarían en Chile Vamos.

Pero en la nueva derecha parece que se adueñan del concepto…

Se lo adueñan porque en la dictadura los “Chicago Boys” hicieron una usurpación histórica del liberalismo. Pero miremos el liberalismo del siglo XIX, a Bilbao, Lastarria, Vicuña Mackenna, el Presidente Balmaceda, Santa María… ¿qué tienen ellos de común con José Piñera? Ningún liberal en el mundo ha participado o apoyado dictaduras militares. Chile Vamos es una mezcla de conservadurismo moral, con una mirada económica neoliberal y autoritarismo político, porque ellos creen en una democracia tutelada, con los candados de la Constitución de Pinochet. En Estados Unidos, ellos votarían por los republicanos, nosotros por los demócratas. Lo que pasa es que Evópoli se parece más al Partido Conservador inglés, su líder ideológico es David Cameron, y Cameron puesto en Chile es más liberal que la derecha conservadora, pero eso no lo hace un liberal. Eso pasa porque la sociedad inglesa ha cambiado mucho y eso pasará acá, Evópoli y todo el mundo van a terminar apoyando el aborto y el matrimonio igualitario, pero eso no los transformará en liberales.