Internacional

Venezuela: validación de firmas permitiría avanzar en referendo

Catalina Göpel 09/06/2016

El Consejo Nacional Electoral será el encargado de entregar la información sobre el proceso de ratificación al que ahora deberán pasar las firmas.

El poder electoral venezolano finalmente validó las 1,3 millones de firmas que se recolectaron para activar el procedimiento en contra del actual presidente, Nicolás Maduro. La cifra bastante mayor a las casi 200 mil requeridas, vendría a impulsar avance en el proceso revocatorio según la oposición de ese país. 

El Consejo Nacional Electoral (CNE) será el encargado de entregar la información sobre el proceso de ratificación al que ahora deberán pasar las firmas. La siguiente etapa constaría de un análisis de las huellas dactilares, para que después la oposición de Venezuela se embarque en un nuevo proceso de recolección, en este caso de 4 millones de firmas, y que de conseguirlas finalmente podrían convocar al referéndum.

El pasado 2 de mayo la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) entregó las firmas al CNE, que por la demora en el proceso denunció una manipulación para perjudicar la verificación y una metodología que consideran irregular, ya que restaría apoyo a la causa, asegurando que fueron más de 1,85 millones las firmas que entregaron, con cerca de 600 mil siendo descartadas.

Desde la otra vereda, el presidente Maduro rechaza el proceso revocatorio como condición al diálogo, declarando que hará pública una carta en la que fijará las condiciones para retomar las comunicaciones, señalando una actitud negativa frente a la oposición, que a su juicio solo perjudica al gobierno y al país.

Llamado internacional. Frente a esto, Amnistía Internacional hizo un llamado a frenar la crisis, manifestando su preocupación a la escases de bienes y servicios que podría empeorar la crisis humanitaria. También destacó la importancia de no limitar las libertades y los derechos en un país que actualmente vive un proceso, que de ser aprobado, podría revocar de manera legal al presidente antes de que termine el 2016. Destacando que los niveles de violencia que se viven en Caracas, por el bajo control de armas solo empeoran el diagnóstico que se tiene sobre el gobierno de Nicolás Maduro.P