2296106_500.jpg

Venezuela: oposición prepara plan económico ante eventual salida de Nicolás Maduro

Paula Namur 24/05/2016

La prioridad es un programa de estabilización macroeconómica que lleve a eliminar los controles de precios, lograr una convergencia cambiaria y una nueva política monetaria. Además, se busca restablecer las transferencias directas a los más pobres y se trabaja en políticas sectoriales.

Coca-Cola anunció que detendrá la producción de bebidas azucaradas en Venezuela. La escasez de azúcar en el país transformó a una de las bebidas más populares del mundo en la última víctima de la crisis económica y social que azota a Venezuela.

Los controles de precios, crecientes costos y una falta de divisas se han traducido en una caída en la producción de caña de azúcar en un país en recesión y con una hiperinflación que podría dispararse al 4.500% en los próximos años, según el FMI.

Ante este escenario, la oposición no sólo se está manifestando en las calles, pidiendo que el Consejo Nacional Electoral apure el conteo de firmas para realizar el referendo revocatorio contra el sucesor de Hugo Chávez. También está preparando un plan económico para la eventual salida del Presidente Nicolás Maduro. ¿Las prioridades? Un programa de estabilización macroeconómica que lleve a eliminar los controles de precios, lograr una convergencia cambiaria, y una nueva política monetaria, sumado a restablecer las transferencias directas a los sectores más pobres de la población.

“Se vienen realizando reuniones entre distintas personas que estamos tratando de ayudar al país”, dijo a PULSO un economista que forma parte del grupo de trabajo. Según explica, la oposición ha estado trabajando en diferentes propuestas, tanto desde un punto de vista económico nacional como desde un enfoque sectorial: educación, electricidad y salud y también considerando que esto se realice en medio de una restricción presupuestaria. 

“La oposición está terminando de escribir una propuesta para el manejo de los pasivos financieros en dólares, administración de las empresas del Estado y para ver qué se puede hacer”, destacó el experto, quien pidió no ser nombrado. “Hay siete economistas trabajando en eso. Al final estamos sacando una propuesta que, independiente de quién sea el Presidente de la República, logre reactivar el país y llevarlo hacia el crecimiento”, aseguró.

Otro economista que también está colaborando en las propuestas asegura que hay un consenso sobre el camino a seguir. “Hay diversos equipos trabajando en programas que habrá que adecuar para el momento en que haya la oportunidad de aplicarlo y contienen lo obvio: un equilibrio macroeconómico, la corrección del problema fiscal, una nueva política monetaria, liberalización de precios, liberalización del control de cambios, ambiente propicio para las inversiones, una reingeniería en el sector petrolero. No hay que inventar la rueda”, declara desde Caracas. “Esta es una situación que amerita un cambio sustancial que genere credibilidad y confianza, que abra espacio a las inversiones, y que genere riqueza y eso es lo que toca hacer”.

Venezuela hoy experimenta la peor recesión en décadas a medida que la caída del precio del petróleo -que representa cerca de 95% de las ganancias en divisas extranjeras- reduce las reservas internacionales a su mínimo de 13 años de US$12 mil millones. La economía venezolana se contrajo 5,7% el año pasado y se espera que se siga contrayendo hasta 2019. A partir de 2020, el FMI simplemente deja de hacer proyecciones para el país.

El FMI también prevé que la inflación se dispare 482% este año, y que bordee el 5.000% en 2021, mientras el desempleo superaría el 20% desde aquí al fin de la década. Mientras, el riesgo país expresado en CDS a 5 años (seguros contra riesgo de impago) ha superado los 5.000 puntos, en circunstancias que el de Chile llega a 110 y el de Brasil, otra economía en problemas, apenas sobrepasa los 355 puntos.

El gobierno venezolano no ha dado a conocer ninguna cifra económica oficial desde enero, aunque se espera que esta semana entregue la evolución del PIB durante el primer trimestre, según el calendario de Bloomberg. 

La oposición está trabajando desde el punto de vista sectorial en propuestas de educación, salud y electricidad. “Hay un rezago de infraestructura de colegios, sobre todo a nivel de primaria y secundaria, que es necesario cubrir. Además de esas deficiencias en infraestructura, hay que hacer frente al déficit de profesores para las escuelas. Entonces ahí lo que se está haciendo es ver cuál es la brecha de infraestructura y de maestros y ver en cuánto tiempo se puede llenar esa brecha con un presupuesto responsable”, aseguró un economista.

El financiamiento será esencial y los expertos también están trabajando en una propuesta al respecto, a partir de cuatro fuentes: organismos multilaterales, mercados financieros, empresas petroleras y China.

De todas maneras, el plan de la oposición genera dudas entre algunos expertos. “Hasta ahora la oposición ha dicho que quiere ser mejor que el gobierno actual, más democrática, que respetarán las leyes, sin expropiaciones y con incentivos a la inversión. Pero, por ejemplo, no se ha hablado de la independencia del banco central, ni de cuentas fiscales balanceadas, es decir, gastar más o menos lo mismo que le ingresa al gobierno, que la parte impositiva tenga sentido”, destaca un economista venezolano que trabaja fuera de su país.

Referendo revocatorio. Hoy la oposición acusa que el gobierno está intentando retrasar el referendo revocatorio, que, según estiman, el chavismo perdería por una mayoría aplastante. La razón de este intento por retrasarlo es que, de acuerdo con la Constitución, si se realiza hasta el cuarto año del período presidencial (es decir, este año), corresponde celebrar nuevas elecciones. Por el contrario, si se realiza en los últimos dos años del período presidencial -2017 y 2018-, el vicepresidente asumiría para finalizar el período, con lo cual el poder queda en manos del oficialismo.

El fin de semana, el líder de la oposición, Henrique Capriles, convocó a una nueva movilización para mañana hacia las sedes del poder judicial para rechazar el fallo del Tribunal Supremo de Justicia que prohíbe manifestaciones en los alrededores del Consejo Nacional Electoral.

Mientras, ayer la Secretaria General de UNASUR confirmó que la semana pasada estuvieron en Caracas los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero de España, Leonel Fernández de República Dominicana y Martín Torrijos de Panamá, actuando como facilitadores del organismo para la reapertura de un diálogo entre el Gobierno y la oposición alrededor de la creación de una Comisión de Verdad, Justicia y Paz.