2308488_500.jpg

Valdés relativiza gratuidad al 100% y descarta otra reforma tributaria durante este Gobierno

Úrsula Schüler 06/07/2016

"Supongamos que tenemos la suerte de que el precio del cobre vuelve a tres dólares... ¿Queremos usar toda esa plata en educación superior?", preguntó. Sectores NM propusieron otro ajuste tributario en un próximo periodo para la gratuidad universal.

Según lo programado, y tras su ingreso a la Cámara de Diputados, hoy en la tarde la ministra de Educación, Adriana Delpiano, y el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, expondrán el proyecto de ley de la Reforma de Educación Superior ante la comisión de Educación.

Y en medio de la confusión y los cuestionamientos sobre el financiamiento de la iniciativa, en especial respecto a viabilidad de la gratuidad universal en el corto plazo (ver tabla sobre el aumento de los fondos), el ministro Valdés irrumpió ayer en el debate.

Esto, después de que sectores de la Nueva Mayoría, apuntaron a un nuevo ajuste tributario para un próximo Gobierno con el fin de financiar la gratuidad para los quintiles más altos, que durante esta gestión no se podrán cubrir.

El jefe de las finanzas públicas explicó ante las consultas que “con la carga tributaria actual es posible financiar cierto avance en gratuidad”.

El secretario de Estado sostuvo que en los últimos años el país ha “sufrido una disminución del precio del cobre para todos conocida que también ha significado una merma muy importante en los ingresos”.

En esta línea, el economista detalló que “los gatillos que están en el proyecto de ley, son gatillos que se proponen al Congreso para su discusión” y que “es algo que toda sociedad debe debatir: si quiere dedicar más recursos a educación superior, o a otras cosas”.

Según el secretario de Estado, “con lo que ya hemos avanzado y lo que está en el informe financiero, la parte de educación superior cuesta aproximadamente 1,5 del PIB y esa parte es básicamente todo lo que nos falta” para la gratuidad universal. 

Tras las consultas, el ministro explicó que el PIB del país es de “US$240 mil millones, por lo tanto, el 1% es US$2.400 millones”, entonces, resumió Valdés, “estamos hablando algo así de un poquito menos de US$4 mil millones”.

Pero el secretario de Estado fue más allá y advirtió: “Supongamos que tenemos la suerte de que el precio del cobre vuelve a tres dólares y se mantiene ahí, la pregunta siguiente que tiene que hacerse la sociedad y que el proyecto de ley pone sobre la mesa es ¿queremos usar toda esa plata en educación superior? ¿O hay otras necesidades también que compiten con esa: salud, educación primarias y secundaria, pensiones?”.

Tras esto, además, Valdés descartó que en este Gobierno se realicen nuevas reformas tributarias.

Pese a todo, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, aseguró que “el proyecto de ley, que está firmado por el ministro de Hacienda, entre otros, establece con claridad que el objetivo es la gratuidad universal” y al ser consultado sobre las declaraciones de Valdés, Díaz sostuvo que “el lenguaje es equívoco”.

El secretario de Estado buscó aclarar la situación y dijo que “el ministro Valdés señaló que nosotros proponemos un camino que nos permite llegar a la gratuidad universal” y que “corresponderá a otros gobiernos si se requerirán recursos adicionales para satisfacer otros objetivos sociales”.

Rectores y la NM. En este contexto, ayer, un grupo de parlamentarios oficialistas se reunió con los rectores de las universidades del Estado y comprometieron su respaldo al fortalecimiento de estas instituciones ante la legislación de la Reforma.

En tanto, la bancada de diputados de la DC se reunió con el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch), que reúne a las tradicionales estatales y no estatales.