Internacional

Tras elección en Cataluña: ¿por qué los mercados no reaccionaron a la baja?

CincoDías.com 12/01/2016

El mercado se encuentra pendiente de China y de los precios de las materias primas, más que de un proceso independentista en España.

El mercado español apenas se inmutó tras el giro político inesperado en Cataluña. Finalmente, el domingo Carles Puigdemont fue elegido presidente de la Generalitat sucediendo así a Artur Mas. Puigdemont aseguró que seguirá la hoja de ruta de su predecesor y, por lo tanto, dará continuidad al desafío del independentismo en Cataluña.  

Sin embargo, ni el Ibex 35 ni el mercado de bonos se vieron dramáticamente afectados por la renovada inestabilidad política que se cierne sobre España. “Entendemos que pesará, provocando un peor comportamiento relativo de este mercado”, dicen en Link Securities. 

“Sinceramente, el mercado está a otra cosa”, sostiene Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, que explica que el mercado “está más pendiente de China y de las materias primas que de un proceso independentista”. El interés de los bonos españoles repuntó durante la jornada de ayer, pero “en línea con el resto de los países periféricos”, señala Aguirre, que argumenta que hay aversión al riesgo y “huida hacia la calidad”, lo que está provocando una caída de las rentabilidades del bund alemán de referencia, dado que los inversionistas buscan activos refugio y uno de ellos es la renta fija alemana.

El interés ofrecido en los mercados secundarios por el bono español a diez años ha llegó a subir en torno al 1,731%, frente 1,718% del cierre del pasado viernes. La prima de riesgo española (que mide el diferencial con el bono alemán) se sitúa así en 121 puntos básicos. Pero, pese al complicado escenario político que dejaron las elecciones generales del pasado 20 de diciembre y al aumento de la incertidumbre, el riesgo país español ha aguantado el tipo y apenas se ha ampliado en siete puntos bases desde entonces (el cierre anterior a los comicios marcaba 114 puntos básicos).

El programa de compra de bonos, que el Banco Central Europeo (BCE) amplió en la última reunión de diciembre, está en marcha mientras los políticos españoles se ponen de acuerdo para formar un Gobierno en la cuarta economía de la zona euro. Y a pesar del callejón sin salida que parecen haber dejado el resultado de los comicios, los bonos europeos ya no reaccionan igual que en la época de la crisis de deuda, cuando los inversionistas reaccionaban a cada torbellino político y los costos de la deuda se disparaban a niveles insostenibles. Según varios expertos citados por Bloomberg, el presidente del BCE, Mario Draghi, estaría ahogando parte del ruido político en España con su programa de compra de deuda, al menos en el mercado de bonos.

Archivos relacionados