Internacional

Sectores de la NM advierten deficiencias en reforma de educación superior

Úrsula Schüler 08/06/2016

"La Superintendencia tiene que perseguir el lucro, pero no está clara aún la tipificación del lucro como delito y eso debiese trabajarse".

De cara a la entrega del proyecto de reforma de la educación superior por parte de la ministra Adriana Delpiano a la Presidenta Michelle Bachelet, y tras las jornadas de trabajo prelegislativo del oficialismo, en el bloque surgieron cuestionamientos hacia las “deficiencias” de la iniciativa.

Por un lado el presidente del PPD, Jaime Quintana, sostuvo que “hay aspectos que aún están difusamente abordados, como el apoyo especial a las universidades del Estado”.

En este contexto, el parlamentario apuntó a fortalecer estas instituciones, expandiendo su matrícula. “Sería extraño sacar la reforma sin cambiar eso”, sostuvo.

Quintana advirtió que “las estatales persiguen un objetivo, son de responsabilidad directa y especial del Estado, y ahí es donde tenemos que establecer con mayor claridad la diferencia”.

De todas formas, el senador dijo: “Hay universidades que generan bienes públicos, que desarrollan investigación y son importantes para Chile”, pero además “es importante reconocer otras universidades privadas en las que importa es el proyecto educativo, donde no puede haber lucro, pero sí debe haber calidad y acreditación”.

Por su parte, la diputada PC Camila Vallejo se sumó a la solicitud de “un mayor énfasis en el nuevo trato de las universidades del Estado, que se exprese en una importante inyección de recursos y en el alcance de la gratuidad principalmente en el sistema estatal”.

La parlamentaria abogó por “fondos especiales para la ampliación de docencia e infraestructura y la expansión de su matrícula”.

Vallejo también pidió que se expliciten “los criterios del compromiso social o rol público de las instituciones privadas o no estatales, que se autodenominan con rol público”.

Sumado a lo anterior, Vallejo explicó: “La Superintendencia tiene que perseguir y terminar con el lucro”, pero destacó que “aún no está clara la tipificación del lucro como delito y eso debiese trabajarse en el proyecto”.

Por otro lado, el presidente de la comisión de Educación del Senado, Ignacio Walker (DC), destacó la presentación de Delpiano y defendió la educación con un sistema de provisión mixta, público y privado, además abogar por la “autonomía de las instituciones de educación superior”.

Frente al compromiso de Gobierno de la gratuidad universal en un plazo de seis años, el parlamentario expresó que “no podemos reincidir en crear falsas expectativas para crear grandes frustraciones”.

Walker pidió plantear “una meta razonable” sobre el avance de la gratuidad: “La del 70% como política pública, no en la ley, y una vez que alcancemos esa meta vemos cuánto más podemos seguir avanzando”, según el crecimiento económico del país.

Delpiano y Confech. En tanto, ayer, la ministra de Educación Adriana Delpiano y el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, asistieron a la comisión de Hacienda de la Cámara por la votación del proyecto de la nueva educación pública.

Tras la sesión, la secretaria de Estado sostuvo que el compromiso es comenzar a votar hoy porque ayer ingresaron nuevas indicaciones a la iniciativa. Entre estas, se encuentra la extensión del Fondo de Apoyo a la Educación Pública hasta el 2022.

Y frente a la reforma de la educación superior y las condiciones de la Confech para reunirse con ella el viernes, la titular Mineduc afirmó que “el diálogo es un elemento básico de cualquier democracia”.

Sin embargo, adelantó que “muchos de sus planteamientos están recogidos, pero no sé si el 100%”.

Junto con esto, explicó que la definición de universidad implicará no sólo la docencia, sino que también la extensión y la investigación.