2274034_500.jpg

Internacional

Rousseff demandará a diario que dijo que pagó peluquero con dinero de corrupción

EFE 04/06/2016

La mandataria brasileña que se encuentra suspendida anunció acciones legales contra el periódico O Globo y calificó esas informaciones como "calumniosas" y "difamatorias".

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, anunció hoy que demandará al diario O Globo por publicar una información en la que asegura que la red de corrupción en Petrobras le pagó los gastos de peluquería a la jefa de Estado. 

En un comunicado oficial, Rousseff calificó esas informaciones como “calumniosas” y “difamatorias” y reiteró que nunca cometió o se benefició de prácticas corruptas y tampoco usó fondos ilícitos para costear sus gastos personales. 

Las informaciones fueron publicadas por el diario en la columna de opinión del periodista Merval Pereira, que no aporta documentos ni cita sus fuentes, aunque asegura que las pruebas están en el poder de la Fiscalía. 

La información asegura que los implicados en el caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras hablaron del pago de los gastos de peluquería de Rousseff en un intercambio de mensajes registrado en una cuenta de correo electrónico. 

Según la misma fuente, la red de corrupción pagaba los traslados a Brasilia al peluquero Celso Kamura para atender a Rousseff, lo que costaba cerca de 5.000 reales (unos US$1.400) por cada viaje. 

La columna también asegura que la red pagó un teleprompter destinado al uso de Rousseff, lo que según el periodista, se habría realizado para “escapar de la burocracia” necesaria para comprar ese aparato. 

El diario acusó a la mandataria de conocer un caso de corrupción en concreto, la compra de una refinería en Estados Unidos por parte de Petrobras, que le causó grandes pérdidas a la compañía y que se realizó en 2005 cuando Rousseff era ministra de Minas y Energía y formaba parte del Consejo de Administración de Petrobras. 

En su respuesta, Rousseff consideró que la publicación de la noticia fue un “intento” de mancillar su honra y de “manipular” a la opinión pública para “facilitar” la tramitación del proceso que puede llevar a su destitución.