Internacional

Reino Unido y UE negociarán antes de llamar a referéndum para el "Brexit"

Francisca Guerrero 20/01/2016

En un mes el primer ministro británico, David Cameron, se reunirá con autoridades de la Unión Europea para negociar algunas reformas, las que apoyarían su postura de permanecer en el bloque.

La gran decisión del Reino Unido se acerca a pasos agigantados. A mediados de año el primer ministro británico, David Cameron, cumplirá su palabra y celebrará el referéndum que prometió a sus ciudadanos, quienes votarán sí o no al “Brexit”: la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Pero antes, el 18 y 19 de febrero, Cameron se reunirá con las autoridades del bloque para revisar los cambios que puedan llevarse a cabo para apoyar su postura de permanecer en el bloque.  

El encuentro se perfila como decisivo, considerando que las últimas cuatro encuestas elaboradas por Survation han mostrado variaciones en la intención de voto. Solo en octubre la mayoría apoyaba la permanencia del país, pero el tablero se ha ido dando vuelta y ese apoyo se ha reducido a 38%, mientras que el 42% se muestra favorable a salir y el 21% sigue indeciso. 

Así, el gobierno británico pone sus fichas en la reunión que se celebra dentro de un mes y pretenden llegar a acuerdos para que la UE reduzca su burocracia y las barreras comerciales, que diferencie entre las normas para los países que están dentro y fuera de la zona euro y que limite los beneficios para los inmigrantes.

“La mejor respuesta para Gran Bretaña es quedarse en una Unión Europea reformada”, dijo Cameron en la televisión inglesa la semana pasada, al tiempo que aseguró que “la sustancia importa mucho más que el tiempo (…) Si no puedo conseguir el trato adecuado en febrero voy a esperar y voy a seguir adelante”, lo que hace presumir que el plebiscito podría retrasarse más allá de junio. 

“La posición de todo el gobierno es renegociar, celebrar un referéndum y que el mejor resultado sea mantener a Gran Bretaña en una Unión Europea reformada”, subrayó Cameron.

Riesgo económico

De acuerdo a un informe de Berenberg, la UE no le concederá todos sus deseos al gobierno del Reino Unido, pero esperan que “Cameron asegure un acuerdo, tras la típica reunión de crisis nocturna en Bruselas, que contendrá sólo lo suficiente para que él pueda convencer a la opinión pública británica”.

De todas maneras, el futuro es incierto, lo que ha llevado a especialistas a catalogar al Brexit como el mayor riesgo económico que enfrenta el Reino Unido en 2016, de acuerdo a un sondeo de Bloomberg. Aunque si se votara a favor de la salida, esta se concretaría recién en 2017. 

Ante este escenario, ayer el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dijo que el banco central ha detectado cierta incertidumbre económica debido al referéndum, pero hizo hincapié en que las intenciones de inversión de las empresas siguen fuertes. “Recogemos una mayor sensibilidad respecto a los próximos eventos políticos, algunos de los cuales aún no tienen un plazo definido, pero las intenciones de inversión en empresas fuera del sector de la energía siguen siendo robustas”, dijo Carney en Londres.

De todas maneras, ya se vislumbran algunos efectos de la incertidumbre, pues se responsabiliza a la sombra del Brexit, además de la inestabilidad en la recuperación económica, de la caída de 7% que ha experimentado la libra en los últimos dos meses. 

En tanto, en la Comisión Europea han decidido guardar silencio. A sus economistas se les prohibió investigar el impacto que tendría la salida de Gran Bretaña del bloque de 28 naciones, por temor a verse envueltos en el debate británico antes del referéndum. “Hay una orden interna de no discutir o estudiar el impacto de Brexit”, dijo un alto funcionario de la Comisión de Reuters, quien agregó que la instrucción había venido de la oficina del primer ejecutivo de la Unión Europea, Jean-Claude Juncker. Otro de sus colegas dijo que la Comisión había conocido los costos de desarrollar tales planes de contingencia el año pasado, cuando se filtraron los estudios sobre el “Grexit” (salida de Grecia), perjudicando más aún la situación de ese país.

Archivos relacionados