Internacional

R. Laboral: La Moneda desacelera discusión de veto y ley corta por diferencias en el Comité Político

Juan Pablo Palacios 17/05/2016

Complejo escenario fue abordado ayer con los jefes de partidos de la NM. Equipos técnicos han advertido que el fallo del TC fue más negativo de lo esperado. Esta semana no se tramitará veto.

Las esquirlas de la pugna que se evidenció entre los ministerios del Trabajo y de Hacienda en cuanto al envío del veto supresivo a la Reforma Laboral antes de conocer el dictamen del Tribunal Constitucional (TC), aún son visibles y mantienen en punto muerto las definiciones en torno al futuro del proyecto.

Tras varios días de declaraciones cruzadas y confusiones, en ambas carteras han optado por guardar silencio y reducir sus apariciones públicas hasta que haya novedades sobre la materia. De hecho, hasta ayer no estaba clara la asistencia de la titular del Trabajo, Ximena Rincón, a la sesión de esta tarde de la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados para debatir los alcances de la sentencia del TC.

Pese a que la Presidenta Michelle Bachelet apoyó el envío del veto a los pactos de adaptabilidad y los quórum para negociar colectivamente, en el oficialismo hay incertidumbre respecto de si conviene o no avanzar en esta iniciativa para corregir la reforma.

“En Hacienda hay un juicio crítico sobre el veto, ven que no fue una buena idea. Existe la sensación de que el veto se está desinflando, e incluso podría retirarse”, dice uno de los parlamentarios de las comisiones de Hacienda que asiste a las reuniones periódicas en Teatinos 120. 

Fuentes del Ejecutivo confirman que tanto los ministerios de Hacienda y de Interior creen que el veto no resuelve los problemas ocasionados por el dictamen del TC y tampoco permite recomponer las confianzas al interior del Comité Político. “También afectó la relación con el empresariado”, agregan.

Dicha visión colisiona con el interés de la cartera que comanda la ministra Ximena Rincón, repartición que desde antes que se conociera el adverso veredicto del Tribunal planteó como una opción real “de plan B” la utilización de la facultad exclusiva de la Presidenta de la República. “Teníamos la presión de la CUT por el 1° de Mayo, por lo que había que dar una señal política para contrarrestar el golpe que sufrió la reforma”, señala uno de los asesores de la cartera.

Las discrepancias entre Trabajo con sus pares de Hacienda, Interior y Presidencia, sobre los cursos de acción que puede tomar el Gobierno para zanjar el debate, fue tema de discusión ayer tanto en la reunión de Comité Político con los jefes de partidos de la Nueva Mayoría, como en el encuentro de coordinación que sostuvo el ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, con los presidentes del Senado, Ricardo Lagos Weber, y de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, y los jefes de comités y bancadas parlamentarias.

En la primera instancia los timoneles de la NM abordaron la necesidad de lograr puntos de acuerdo que permitan destrabar las diferencias políticas al interior del propio Gobierno y del oficialismo.

“El único acuerdo que tenemos es que hay que otorgarle los mayores derechos posibles al sindicato. O sea, revertir la situación del fallo del Tribunal Constitucional. Cómo se hace esto: hemos visto que sea a través de un veto y de una ley corta. Eso lo estamos discutiendo”, señaló el diputado y presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier.

En tanto, la senadora y presidenta del Partido Socialista (PS), Isabel Allende, confirmó que en el Ejecutivo decidieron al menos darse esta semana para analizar los pasos a seguir tras el fallo del TC. “En el Comité Político del próximo lunes vamos a tener más claridad de cuál va a ser la actuación, si se va a avanzar en el veto o la ley corta”, dijo.

La decisión de desacelerar la tramitación del veto y de una ley corta también fue transmitida por el ministro Eyzaguirre en la reunión de coordinación parlamentaria en la Segpres. Además se notificó que otro factor gravitante que ha tenido efectos sobre la materia ha sido el contenido del dictamen del TC, que de acuerdo a la lectura de los propios constitucionalistas que han asesorado al Gobierno, fue más adverso de lo esperado. Es por ello que se han solicitado nuevos informes en derecho para estudiar las implicancias de la sentencia, dicen desde el Ejecutivo.

Trascendió que uno de los efectos jurídicos que más preocupa al Gobierno, y donde también hay diferencias internas, es en la posibilidad de que los grupos negociadores puedan negociar pactos de adaptabilidad y acordar extensión de beneficios. 

Piso en la NM. También en el Comité Político la senadora y presidenta de la DC, Carolina Goic, aprovechó de hacer presente la propuesta de reforma constitucional que diseñó el comité de senadores de la DC para revivir la titularidad sindical en el proyecto laboral.

“Planteamos el tema. Nos parece que eso es un aporte a la discusión. El alcance del fallo nos lleva a revisar nuestra Constitución para dejar claro ahí la titularidad del sindicato. En eso no hubo nunca dos versiones en la DC”, dijo Goic.

La propuesta de la falange fue vista con interés en varios sectores de la NM y en el Gobierno, pese a su poca viabilidad política por el alto quórum de votos que requiere: dos tercios.

Un parlamentario socialista, sin embargo, expuso sus reparos. “No me gusta mucho esa propuesta, creo que abre la puerta a legitimar constitucionalmente al grupo negociador, al consagrar que éste negocie en ausencia del sindicato”, señaló el legislador, quien se mostró más partidario de avanzar en la ley interpretativa que planteó la CUT.  

Al cierre de esta edición, Rincón y Valdés se encontraba reunidos con los ministros de La Moneda en la casa de gobierno, analizando el tema.