2210853_500.jpg

Internacional

Puigdemont pondrá en marcha un banco central y una Hacienda catalanes

Cinco Días 10/01/2016

El futuro presidete de la Generalitat de Cataluña propondrá convertir Cataluña en un país más justo, equitativo, sano y culto; medidas en torno a un empleo más estable, y la consecución de mayor transparencia y buenas prácticas, con novedades en leyes de finanzas, de ordenación del territorio y nuevo ordenamiento en el campo de la contratación pública.

Carles Puigdemont ha arrancado el pleno de investidura del nuevo presidente de la Generalitat con su lista de propósitos para la legislatura de “la postautonomía y la preindependencia”. Algunos de ellos tienen marcado cariz económico, como son la Hacienda propia, Seguridad Social, el consejo fiscal de Cataluña, aduana propia o la creación de un Banco Central Catalán “que dé credibilidad al sistema financiero y proteja a los ciudadanos”. Todo ello, englobado por una Constitución propia.

Sin embargo, en una alocución que ha reconocido “poco preparada” por cuanto su designación le sorprendió ayer sábado, no ha explicado las posibilidades de encaje de Cataluña en la UE o en el euro. Estas dos últimas cuestiones han sido caballo de batalla de los grandes partidos nacionales para tratar de desmontar el creciente ambiente independentista en Cataluña.

El diputado Puigdemont, que se presentó como número tres en la lista de Junts pel Sí por Gerona a las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre, se ha comprometido a respetar la hoja de ruta para conseguir la independencia catalana y ha comenzado pidiendo perdón a las ciudadanos por el espectáculo posterior a los comicios. “Hemos tardado demasiado en presentar un acuerdo de investidura “que responda al mandato de las urnas del 27 de septiembre, ha afirmado en los inicios de un discurso que ha durado unos 50 minutos.

“El programa de Govern que propongo es el mismo que propuso Mas el 9 de noviembre”, ha afirmado. Este contempla un plazo de 18 meses que finalizaría con la convocatoria de nuevas elecciones en Cataluña.

Las partes del proceso

Puigdemont ha asegurado en su intervención que el proceso tendrá cinco puntos. El primero es la culminación en su parte ciudadana y participativa. El segundo, el “diseño definitivo de las estructuras de estado y de su puesta a punto”. El tercer y el cuarto puntos son los vinculados a la tramitación legislativa que permitirán la desconexión definitiva. El quinto es la constitución de un estado catalán independiente, que se consumaría con la celebración de otras elecciones “Es necesaria una constitución refrendada por la ciudadanía de Catalunya”, ha asegurado.

Puigdemont también ha marcado tres grandes prioridades: convertir Cataluña en un país más justo, equitativo, sano y culto; medidas en torno a un empleo más estable, y la consecución de mayor transparencia y buenas prácticas, con novedades en leyes de finanzas, de ordenación del territorio y nuevo ordenamiento en el campo de la contratación pública.

Propuestas

Entre una batería de iniciativas, incluidas ya en el compromiso de Gobierno de Junts pel Sí, figuran una agencia catalana de Seguridad Social para articular políticas sociales; un plan de emergencia contra la pobreza dotado con 1.000 millones; medidas a favor de la familia y los mayores; una educación que preserve la escuela catalana, “seriamente amenazada”; la protección del derecho a la vivienda; una nueva Formación Profesional, o el apoyo a la exportación y el tejido industrial.

En cuanto a la hoja de ruta hacia la independencia, el hasta ahora alcalde de Gerona ha fijado como primeros pasos “la construcción del proceso en su fase ciudadana y asociativa”; el diseño de las estructuras de Estado, o la “plena internacionalización del proceso y constitución del Estado catalán independiente”. En ete último punto, Puigdemont cuenta con el apoyo de Artur Mas como embajador ante las instituciones internacionales.

A lo largo de su intervención, que se ha movido entre lo política, social y económico, Puigdemont ha señalado que Cataluña es una potencia en investigación y ha citado la necesidad del asentamiento de un sistema de becas. En el campo de las infraestructuras, ha antepuesto que “nadie dirá que no hemos tenido paciencia” para después criticar la “hoja de servicios deficitaria” del Estado español y proponer la gestión individualizada de aeropuertos, que son competencia de la estatal Aena, o la mejora del servicio de Cercanías. 

Tras la primera intervención de Carles Puigdemont, replican los grupos de la oposición. Está previsto que la investifura salga adelante con mayoría absoluta en primera ronda. Los diputados votan de uno en uno y por llamamiento.

Sin referencias a la corrupción

La primera en dar réplica al candidato pactado por Junts pel Sí y la CUP ha sido la representante de Ciudadanos, Inés Arrimadas. La líder de la oposición ha llamado “Más de los mismo” a Puigdemont en reiteradas ocasiones haciendo un juego de palabras que igualan al nuevo presidente con el saliente, Artur Mas. Además, Arrimadas ha criticado que la nueva cabeza del independentismo catalán no se haya referido a la corrupción, “el segundo asunto que más preocupa a los catalanes”, a lo largo de su discurso. Desde Ciudadanos se ha recordado que las fuerzas contrarias al independentismo son mayoría tras las elecciones del 27 de septiembre.