2291583_500.jpg

Internacional

Primarias: NM gana en el Tricel, pero mantiene desacuerdo en 60 comunas

Ú. S./ J. S. / G. P. 12/05/2016


Una sentida conferencia de prensa protagonizó ayer la presidenta del PS, Isabel Allende, junto a los jefes de las colectividades de la Nueva Mayoría, después de que el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) falló a favor del recurso de queja que presentaron por la inscripción fallida de sus primarias municipales ante el Servicio Electoral (Servel).

Desde el Congreso y después de celebrar la resolución unánime del Tricel, la senadora  Allende afirmó que “se ha hecho justicia con nuestra legítima reclamación que la inscripción de pactos electorales se hizo en tiempo y forma exigidos por la ley, manifestando que nuestra convicción siempre estuvo en la realización de primarias legales ciudadanas”.

De paso, el bloque oficialista acusó mediante un comunicado público “trabas burocráticas sin sustento en la ley que se suscitaron en el marco de dicha inscripción”, apuntando hacia la directora subrogante del Servel, Elizabeth Cabrera.

Tras esto, la presidenta del PS reconoció haber vivido “duras semanas”, después de que la NM no pudo inscribir sus primarias, ya que en las primeras versiones fue sindicada como responsable de la frustración del trámite, dada su ausencia y posterior atraso en su llegada a la sede del organismo.

Desde esa fecha, el oficialismo insistió en que la ley no establece la comparecencia obligatoria de todos los representantes de los partidos, lo que finalmente fue ratificado por el Tricel.

En este marco, Allende señaló que se sentía “reivindicada” y agradeció la persistencia de los abogados del sector que presentaron el recurso de queja ante el Tricel.

Pese a esto, la Nueva Mayoría reconoció ayer que tienen acuerdo de candidato único para las elecciones de alcaldes en 220 de las 346 comunas del país. Además, tienen resuelto inscribir primarias en por lo menos 66 comunas, por lo que les faltaría acordar el postulante del sector en 60 restantes.

“Aquí queda claro que se cometió una arbitrariedad y un error de interpretación, por lo tanto, sería recomendable que la autocrítica la hiciera la institución que la cometió”, advirtió la senadora Allende al ser consultada sobre la autocrítica que podría hacerse el bloque frente a todo el proceso.

Pese a esto, la presidenta del PS también admitió que “los siete partidos de la Nueva Mayoría reconocimos desde el primer día que ojalá hubiésemos tenido un acuerdo antes, para no estar hasta avanzadas las horas sin haber logrado el total acuerdo” en la sede del Servel, el día de la inscripción.

Precisamente, para  reducir esta cifra y a la espera del fallo es que los secretarios generales del sector se habían reunido previamente en el Congreso, a la hora de almuerzo.

Inicialmente, la convocatoria de la cita privada era para los presidentes y secretarios de todos los partidos políticos del oficialismo. ¿El objetivo? Analizar el fallo del Tricel -que esperaron durante la mañana- y acordar mecanismos alternativos a las primarias legales para las comunas en las que no tienen acuerdo y para las que no podrían inscribir si es que la resolución del tribunal era desfavorable.

Sin embargo, el fallo fue positivo para el bloque, perocomo fue notificado después de las 17:00 horas a las partes, sólo los secretarios generales del sector se reunieron. En la cita, los representantes acordaron utilizar consultas ciudadanas, encuestas y acuerdos políticos para las 60 comunas que aún no resuelven.

Esto, después de que los partidos recibieron un informe en derecho de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), el que habían solicitado previamente en un comité político de La Moneda. Además, los abogados asesores del sector también les entregaron análisis del nuevo marco legal que tendría una primaria convencional, tras la implementación de la nueva ley de primarias.

En este contexto, el oficialismo definió que sí podrían realizar “consultas ciudadanas” con financiamiento propio y propaganda limitada. Si no, aplicarían encuestas e insistirían en negociar los cupos políticamente privilegiando a los candidatos más competitivos de cada comuna.

Tras el fallo, desde la oposición también hubo reacciones. El secretario general de la UDI, Guillermo Ramírez, afirmó que “acá habían dos versiones de los hechos, y quisiera saber porqué primó la palabra de la Nueva Mayoría por sobre la del Servel, cuyo rol es el de un ministro de fe imparcial”.

Ramírez acusó que con el proceso “la Nueva Mayoría ganó tiempo: tuvo 20 días más que nosotros para negociar y evaluar escenarios conociendo nuestros candidatos inscritos. Esa es una ventaja demasiado grande e injusta en elecciones competitivas”.

Pese a esto y a los cuestionamientos que surgieron al saberse la falta de acuerdo de la Nueva Mayoría en 60 comunas, el secretario general del Partido Radical, Osvaldo Correa, aseguró que en paralelo al requerimiento ante el Servel y el Tricel han seguido “avanzado y negociando respecto a las otras comunas”.

Correa insistió en que los documentos del oficialismo para inscribir en el Servel las 66 primarias ya definidas sí estaban la noche del límite del trámite.

Críticas a directora del Servel. Tras el vuelco que tuvo el caso de las primarias de la Nueva Mayoría con el fallo del Tricel, los cuestionamientos se redirigieron hacia la directora subrogante del Servel, Elizabeth Cabrera, quien tanto en actas públicas como en su informe al Tricel advirtió que el bloque no tenía acuerdo el día de la inscripción y que la senadora Allende no se presentó en la sede del organismo dentro del plazo del trámite.

Cabe destacar que en la parte de los considerando del fallo, el Tricel deslizó críticas al rol de Cabrera. El texto plantea que “el obrar de la señora directora, al exigir requisitos que no contempla la ley, ha cometido falta que corresponde enmendar por esta vía”.

Asimismo, se alude a que la directora (S) del Servel, “al exigir el cumplimiento de un requisito no exigido por la ley, priva a los partidos de su legítimo derecho a formalizar los pactos”.

En este marco, y si bien ayer la mayoría de los presidentes del oficialismo evitaron endurecer sus críticas hacia el actuar de Cabrera, el presidente del PPD, senador Jaime Quintana, advirtió que “no es bueno para el país, no es bueno para la fe pública, ni para los procesos electorales tener un organismo que proceda como procedió (el Servel) en este caso”.

El parlamentario sostuvo que “acá ha estado comprometida la fe pública” y que será “el Consejo Directivo del Servel el que tendrá que determinar administrativamente cómo proceder en adelante”.

Tras esto, tanto Quintana, Allende y la presidenta de la DC, senadora Carolina Goic, destacaron que respetaban la autonomía del Servel.