Internacional

Presidenta cita a cumbre en Cero Castillo para ordenar agenda legislativa y a la Nueva Mayoría tras tensiones

Ú. Schüler y R. Fernández 12/01/2016

Además, el oficialismo acordó ayer en el comité político de La Moneda sumar el proyecto que despenaliza el aborto a las prioridades legislativas del Gobierno. Esperan despacharlo de la Cámara de Diputados antes del 31 de enero.

Mañana a las 20:00 horas, el palacio presidencial de Cerro Castillo será el escenario de una reunión extraordinaria. Esto, porque la Presidenta Michelle Bachelet citó a sus ministros políticos, a los presidentes de partido oficialistas, a los titulares de la Cámaras y a los jefes de bancada de la Nueva Mayoría para sostener una reunión de trabajo.

El objetivo de la cita es doble, ya que no sólo se pretende ordenar la coalición y “limar asperezas”, sino que además abordar el apretado calendario legislativo contemplado para enero.

La organización de la cita no es casual. Cuando el timonel DC, Jorge Pizarro, se reunió hace dos semanas con la mandataria para tratar el episodio Burgos-Bachelet tras la marginación del ministro del Interior del viaje a La Araucanía, le transmitió un mensaje que enviaban los presidentes de partido oficialistas: que estimaban necesario reunirse con ella directamente para abordar lo que consideraban problemas de gestión del Gobierno. La Moneda respondió con esta convocatoria que se dio a conocer en el comité político realizado ayer.

“Nos parece muy oportuno conversar y priorizar lo que va a hacer el Gobierno en el tiempo legislativo que nos queda, pero preparando el plan de acción de este año”, dijo el presidente DC, quien agregó que 2016 “es decisivo para mejorar la gestión del Gobierno, y es evidente que necesitamos una mejor coordinación”.

Con la reunión se pretende dar por superadas las fisuras oficialistas que originaron la renuncia de Burgos y el rechazo de Bachelet a la misma. Las posteriores declaraciones de la DC diciendo que la Presidenta tenía responsabilidad política que asumir en el conflicto y pidiendo cambios de asesores específicos en el Segundo Piso, además de las acusaciones de deslealtad de sus socios de la Nueva Mayoría siguen sin estar plenamente resueltas. Dicen en el oficialismo que cada vez que han intentado dar vuelta la página surgen nuevas declaraciones que ponen en jaque el conglomerado. Las últimas, las de la diputada PC Camila Vallejo, apuntando a Burgos.

Y aunque el Ejecutivo a través de múltiples declaraciones ha tratado de dar por superado este episodio de tensión, en la práctica esto no ha sido fácil y la cita en Cerro Castillo, además del gesto directo a los partidos, apunta precisamente a tratar de ordenar a la Nueva Mayoría y evitar conflictos internos que perjudiquen al Gobierno o que atrasen los proyectos que con premura deben ser despachados antes del 31 de enero.

En el Gobierno saben que sigue vigente la crítica de los presidentes de partido que apunta a una débil interlocución con Presidencia y con el gabinete. Y que aunque el comité político extraordinario del lunes pasado en la noche fue una acción en el sentido correcto, hecho reconocido por los timoneles, la cita de mañana de todas formas fue calificada como “urgente” y “necesaria”.

Según el timonel PPD, Jaime Quintana, la reunión “sirve para cohesionarnos más. Los objetivos que el Gobierno nos ha planteado son importantes que vamos a respaldar y por supuesto sirve para mirar la agenda legislativa y mejorar los aspectos de coordinación”.

Por su parte el presidente del PR, Ernesto Velasco, sostuvo que “este espacio que se ha definido el día miércoles es importante. Es una agenda abierta donde se tendrán que abordar no sólo los aspectos legislativos sino que cómo se mejora la coordinación y sobre todas las cosas dar certezas de que se va a mejorar la gestión y se va a hacer un mejor Gobierno”.

Además de la conversación política que habrá en la reunión de mañana, otro de los temas a tratar serán las siete prioridades legislativas que el Gobierno solicitó despachar antes de que termine el año legislativo.

Al respecto el vocero Marcelo Díaz dijo que “hemos multiplicado los espacios de participación. Eso es especialmente necesario cuando tenemos una agenda legislativa tan intensa. Evidentemente la Presidenta quiere también escuchar la opinión que tengan tanto los parlamentarios como los presidentes de partido respecto de la agenda de aquí al 31 de enero y también lo que vamos a hacer el próximo año”.

Sin embargo, ayer en el comité político se acordó incluir al proyecto de aborto terapéutico a la lista de prioridades legislativas. Pero a diferencia de los siete proyectos, el de aborto no está contemplado despacharlo en su totalidad. El objetivo es poder aprobar el proyecto en sala para que pase a segundo trámite.

Así, a la salida del comité político, los presidentes de partido ya hablaban de las prioridades “7+1” en referencia a la inclusión del proyecto de aborto en la nómina.

Sin embargo hay alerta tanto en la oposición como en el oficialismo ya que a menos de tres semanas de que termine el mes, no hay certeza de si los parlamentarios podrán tramitar esta cantidad de iniciativas. Los problemas principales están en los proyectos de reforma laboral y carrera docente, ya que son materias donde el oficialismo no ha podido llegar a acuerdos.

Además, se espera que el Gobierno pueda entregar una planificación legislativa de todo 2016.

Archivos relacionados