PS

Internacional

Partidos de la Nueva Mayoría buscan sacudirse del duro golpe electoral

C. Said / G. Piérola 19/12/2017

Las colectividades oficialistas realizaron ayer su primer balance interno, con el efecto de la derrota presidencial y con el desafío de visualizar una estrategia para articularse como oposición a Sebastián Piñera. La mayoría coincidió que la falta de unidad les pasó la cuenta y varios apuntaron a la DC como su talón de Aquiles.

La DC comenzó a enfrentar su catástrofe y saludó oficialmente a Piñera por su triunfo

La permanente evasión de la Democracia Cristiana a enfrentar su crítica situación interna llegó a su fin. La excusa de poner el foco en la campaña presidencial de Alejandro Guillier ya no corre.

Así, con los resultados del domingo sobre la mesa, una nueva sesión del Consejo Nacional inició un proceso que muchos prevén complejo, pero también necesario.

Muchos esperaban que el análisis de ayer fuera descarnado, pero lo que primó fue la resignación.

La DC ha sufrido un desgaste incalculable durante este año. Liderazgos emergentes que han caído, una tensión casi insostenible entre las dos “almas” del partido y un paupérrimo resultado electoral han sido parte de lo que ha vivido la colectividad este 2017.

Las posturas que se confrontarán en este proceso están claras. Un sector, que fue el que se movilizó con más notoriedad por Alejandro Guillier, pretende que el partido acentúe su inclinación hacia la izquierda. El otro, que estuvo detrás de la candidatura de Carolina Goic y que apuesta a los cambios “moderados”, aspira a recuperar el espacio de centro que conquistó Sebastián Piñera.

“Muchos de los que votaron por Piñera eran antes electorado nuestro”, había señalado más temprano la ex ministra de Educación Mariana Aylwin y ese fue también el diagnóstico de la reunión.

En esa línea, el objetivo que se plantearon fue lograr ubicar dónde están los electores que históricamente ha tenido el partido y se le solicitará a un grupo de expertos el hacer un análisis cuantitativo y cualitativo que permita dar con luces claras al respecto.

Luego de hacer una profunda autocrítica y de asumir los problemas que se han enfrentado, existió consenso en que es primordial abordar los próximos pasos con mucha tranquilidad, aprovechando además que no tienen la presión de formar parte de próximo gobierno.

De hecho, uno de los puntos más importantes será esperar a que el Partido Socialista exponga sus directrices para el futuro antes de tomar cualquier decisión sobre la las alianzas políticas que tendrá la DC.

El triunfo del candidato de Chile Vamos también fue motivo de debate. Durante la discusión algunos plantearon que era necesario ir a saludar personalmente al Presidente electo, pero finalmente la moción no concitó apoyo. Lo que sí se decidió fue que en la declaración oficial del Consejo se saludara a Sebastián Piñera por su triunfo.

Así, con la catarsis hecha, se reafirmó que será una Junta Nacional entre los días 27 y 28 de enero la que decidirá el cronograma electoral del partido y varios que en abril será cuando se defina la nueva directiva del partido.

“El análisis no se puede acotar a un Consejo Nacional”, señaló el diputado Fuad Chahín a la salida.

El debate interno recién comienza y entre otros de los puntos que se aprobaron en el consejo de ayer está retomar la realización del Congreso Ideológico, algo que muchos plantearon como clave para poder redefinir el destino del partido, puesto que tener una claridad programática hace más fácil saber en qué lugar del sistema político podrán jugar un mejor rol.

El PS busca el liderazgo en la rearticulación de la nueva oposición

La directiva del PS pasó de la primera línea del comando de Guillier a un análisis más cauto de la derrota, pues si bien el revés presidencial fue duro, el partido tuvo la mejor performance parlamentaria del oficialismo. Por eso, la apuesta de la tienda socialista es liderar la rearticulación del bloque. “Vamos a trabajar por fomentar el diálogo con todos los actores del progresismo, y por construir puentes de entendimiento”, dijo el timonel PS, Álvaro Elizalde.

En esa línea, desde la reunión de la mesa que se realizó ayer, se emitió un declaración pública, donde se agradece a los más de tres millones de ciudadanos que “apoyaron nuestra opción presidencial y que pese al resultado electoral seguirán trabajando, sobre la base de nuestras profundas convicciones”. Además, hicieron un reconocimiento a los militantes que colaboraron en la campaña presidencial. También, valoraron el esfuerzo del senador Alejandro Guillier y aseguraron que el PS defenderá “las conquistas sociales de estos años en favor de los sectores medios y populares como resultado de las iniciativas promovidas por el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet”.

Sin embargo, la política de alianzas que lideren en el próximo Congreso será parte de la discusión que deberá zanjar el Comité Central que se realizará el próximo sábado 6 de enero.

Sigue catarsis del PPD: entre poner los cargos a disposición y la reinvención

El golpe fue doble para el PPD. La derrota de Alejandro Guillier se sumaba a los malos resultados parlamentarios obtenidos el 19 de noviembre y por eso, la catarsis colectiva no se hizo esperar.

El mismo domingo en la noche, en el hotel San Francisco parte de la directiva se reunió para delinear la “hoja de ruta” de cara la reinvención del partido, que contemplaría dos fases: un debate de “sentido y contenido” y adelantar las elecciones internas para la última semana de marzo o la primera de abril. De hecho, dentro de la propuesta está invitar al ex Presidente Ricardo Lagos para que participe en la discusión sobre el futuro del PPD.

Sin embargo, las primeras líneas no dejaron conformes a todos en la dirigencia. La tesorera nacional, Ximena Rivillo, pidió ayer la renuncia de todos dirigentes nacionales y regionales. “La mesa está en disposición de facilitar el camino y colocar los cargos de dirección en su generalidad al Consejo Nacional”, dijo el timonel del PPD, Gonzalo Navarrete, agregando que será esa máxima instancia partidaria la que próximo 12 de enero resuelva el futuro de la directiva actual.

Así, la reunión de la mesa directiva de ayer fue la primera parte del duro balance que hizo la colectividad y que continuará hoy a las 19:00 horas, cuando se realice la comisión política. Al interior del PPD aseguran que los factores de la derrota fueron de “contenido y de coalición”. El factor unidad, les jugó en contra a la NM. “La separación de comando y partidos, también nos pasó un poco la cuenta”, señaló Navarrete.

El PR culpa a la falta de unidad: “La NM se acabó cuando no hicimos primarias”

Un desolador balance de la derrota hizo el Partido Radical, colectividad que levantó la candidatura de Alejandro Guillier -cuyo cupo senatorial era de esa tienda- dentro de la Nueva Mayoría y que fue la primera en proclamarlo su candidato.

El presidente del PR, Ernesto Velasco, agradeció ayer al senador por haber aceptado el desafío de ser candidato. Pero también fue muy crítico respecto al actuar del bloque oficialista.

“Uno de los factores que fueron determinantes en esta derrota fue la falta de unidad. El hecho que no tuviéramos primarias, sin un candidato común, que tuviéramos dos candidatos presidenciales a primera vuelta, que tampoco tuviéramos unidad en las listas parlamentarias, en los hechos para Guillier fue una verdadera estrategia de demolición”, aseguró Velasco.

A juicio del timonel, “la Nueva Mayoría se acabó cuando no hicimos primarias”, por lo que ahora viene el tiempo de la reflexión y buscar un nuevo espacio de entendimiento. Además, afirmó que, en su nuevo rol de oposición, aún no tienen “una brújula clara de lo que viene” para adelante.