2298675_500.jpg

Internacional

Nueva Mayoría cuestiona voluntad de diálogo estudiantil tras aumento de paros y tomas

Úrsula Schüler 31/05/2016

Tras la ofensiva estudiantil inaugurada con la irrupción en La Moneda, la Confech convocó a paro indefinido, fijó una nueva marcha y le exigió al Gobierno que presente la reforma a la educación superior a los actores sociales previo a su envío al Congreso.

En medio del aumento de los paros y las tomas estudiantiles a nivel escolar y universitario, el oficialismo se reunió en su habitual comité político de los lunes en La Moneda. Esta vez, después de un nuevo consejo de gabinete.

Tras la cita, los presidentes de los partidos oficialistas coincidieron en cuestionar la voluntad de “diálogo” del movimiento estudiantil.

Esto, después que el fin de semana pasado la Confech convocó a un paro indefinido desde el 1 de junio y fijó a una nueva marcha para el jueves 9 de este mes.

Sumado a lo anterior, los dirigentes universitarios exigieron que el Gobierno le presente la reforma de educación superior a los actores sociales antes de su envío al Congreso.

Consultada al respecto, la presidenta del PS, Isabel Allende, reconoció que la situación es “dolorosa para nosotros, en la medida que estamos en el tremendo desafío de sacar una ley que se va a presentar ahora en junio”.

La parlamentaria recordó con esto que la jefa de Estado se comprometió en su cuenta pública del 21 de mayo a enviar este mes la reforma a la educación superior, después de casi una decena de postergaciones desde el inicio del Gobierno.

La timonel del PS aseguró que “es una pena si ha faltado diálogo, aún más, porque ha habido, pero si ellos creen que ha faltado, ojalá se haga ese esfuerzo”.

De todas formas, la parlamentaria descartó que “con las tomas vamos avanzar en la ley”, y frente a la exigencia de la Confech de conocer el proyecto antes de su envío al Congreso, sostuvo que “ellos tienen que sentarse en una mesa a dialogar con el Mineduc, así como la ministra también tiene que sentarse a hablar con las bancadas y presidentes de partidos”.

En tanto, el presidente del PC, Guillermo Teillier, se sumó al distanciamiento del oficialimo hacia las protestas, pese a que las diputadas Camila Vallejo y Karol Cariola han respaldado las movilizaciones.

Es más, entre las Juventudes Comunistas milita uno de los voceros de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios, (Cones), José Corona, quien tras la última protesta no autorizada en Santiago responsabilizó al ministro del Interior, Jorge Burgos (DC), y al intendente, Claudio Orrego (DC), por la “represión” y el resultado de una “movilización enmarcada en la violencia”.

Sin embargo, ayer Teillier marcó distancia ante la protesta y la exigencia de la Confech. “Siempre debe estar primero la prioridad de llegar a acuerdos sobre una reforma, en la que la iniciativa no la han tenido ellos, la ha tenido el Gobierno”, expresó el diputado. Y puso en duda la voluntad de “dialogar” de los universitarios: “No sé si ellos han estado dispuestos a dialogar con el Mineduc, a mi me da la impresión que no, y que se han hecho intentos, pero que se han frustrado”.

En este marco y frente a la demanda de la Confech sobre conocer la reforma antes de su envío al Congreso, Teillier advirtió que “hacer una exigencia así desde afuera tan tajante, a mí no me parece”.

Tras esto, el jefe del PC, sostuvo que “lo que se haga de movilización ciudadana me parece que tiene que ser en cuanto a apoyar y perfeccionar una reforma, dentro de los marcos que se pueda”.

Sin embargo, tras sus dichos, el diputado matizó en su cuenta de Twitter: “No me opongo a la movilización de Confech”, explicó, agregando que lo que no le “queda claro es él ultimátum al Gobierno sin una posibilidad de diálogo”.

Gobierno ante estudiantes. Previo al comité político del oficialismo, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, fue consultado sobre la fecha de envío del proyecto de reforma a la educación superior. “Se va a enviar al Congreso una vez que esté listo. Estamos más bien en la fase de cierre del proyecto”, sostuvo.

En este marco, adelantó que generará “un debate intenso, porque es un proyecto muy importante, es la última de las grandes reformas que este Gobierno va a poner en marcha en materia educacional”.

En tanto, la ministra Adriana Delpiano, explicó que están “en los últimos ajustes, faltan las últimas conversaciones” sobre la iniciativa.

Y frente a la escalada de movilizaciones, la titular Mineduc sostuvo que “hay un análisis de esto, y como Mineduc buscaremos todas las formas que se puedan de conexión con el movimiento”.

Según Delpiano, “muchas de las cosas que están solicitando (los estudiantes) ya están consideradas en la reforma, el movimiento estudiantil quiere un grado de rapidez mayor, pero no están en contra de la reforma”.

Quien también se refirió a las protestas ayer, fue el rector de la UC, Ignacio Sánchez. El académico criticó la movilización y desestimó la exigencia de los estudiantes sobre acceder al proyecto.

Pese a esto, desde la Confech insistieron en sus tres ejes centrales: educación pública, marco regulatorio y financiamiento. Los que, acusan, no están suficientemente contenidos en las orientaciones de la reforma, cuya última iniciativa sobre educación superior exigen conocer antes de su envío al Congreso.