Internacional

NM se enfrenta otra vez al "realismo sin renuncia" de cara al segundo tiempo de Bachelet

Ú. Schüler y G. Piérola 14/01/2016

Ad portas del inicio de la segunda mitad del Gobierno, los partidos y jefes parlamentarios se reunieron anoche con la jefa de Estado y sus ministros políticos en Cerro Castillo.

Una intensa jornada vivió ayer el oficialismo, tanto en Santiago, Valparaíso y Viña del Mar. Enero se ha transformado en el momento de la evaluación y proyección del bloque para sus dos años restantes.

Así fue como en Santiago la Presidenta Bachelet protagonizó una nueva pauta de difusión sobre la gratuidad 2016. La jefa de Estado declaró ante un grupo de estudiantes beneficiados que “al ver sus rostros y la alegría de ellos y de sus familias, compruebo que no nos equivocamos: vale la pena, valió la pena y va a seguir valiendo la pena luchar y pelear por la gratuidad”, y apuntó al “acceso universal a la gratuidad”.

Mientras que, por su parte, el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés se refirió en entrevista con T13 a la nueva baja del cobre y su impacto en las reformas. “Estas no son buenas noticias, pero estamos bien preparados”, aseguró, pero advirtió que el Gobierno tendrá que ajustar sus gastos, aunque protegiendo la agenda educacional comprometida. No obstante, adelantó que la gradualidad de la gratuidad “va a tener que ser más lenta” aún. 

En tanto, los ministros de Estado y los parlamentarios oficialistas impulsaron en el Congreso las siete prioridades legislativas: el proyecto de fortalecimiento de la democracia, la agenda corta antidelincuencia, la reforma laboral, la carrera docente, el proyecto anticolusión, la simplificación de la Reforma Tributaria y la ley de partidos políticos.

Y de cara a lo que esperan sea un “nuevo ciclo” del Gobierno, los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría adelantaron los énfasis que debería tener el “realismo sin renuncia” en los dos próximos años de la administración de la jefa de Estado.

“Se acerca el fin del ciclo de reformas, y eso hay que hacerlo muy bien, con total fidelidad a los compromisos que hicimos con el país”, señaló el presidente del PPD, Jaime Quintana.

El senador adelantó que “el verdadero segundo tiempo comienza en marzo, y eso significa compartir un diagnóstico y mejorar significativamente la gestión política, así como la coordinación y la acción”. El parlamentario advirtió también que “no hay espacio ni recursos para instalar otro tipo de reformas”.

Por su parte, el presidente de la DC, Jorge Pizarro, consignó que están frente a una “oportunidad de poder evaluar lo que hemos hecho hasta ahora y de cómo ha sido la implementación de la agenda del ‘realismo sin renuncia’ que se definió en el cónclave” de agosto 2015.

La asistencia del timonel DC al cónclave oficialista de Cerro Castillo realizado ayer, fue precedida del consejo nacional de la falange, efectuado el lunes pasado, y de las consecuencias que generó para el ministro del Interior, Jorge Burgos, el círculo presidencial y la propia Presidenta Bachelet, la marginación del secretario de Estado del viaje a la Araucanía.

De hecho, la cita fue una de las consecuencias de la fuerte polémica, y en este contexto el parlamentario insistió en que la gestión del Gobierno “es un problema” a resolver, por lo que propuso replicar de forma frecuente el encuentro que sostuvieron los presidentes de partidos, jefes de bancadas parlamentarias y ministros políticos con la Presidenta Bachelet, para “ir ordenándose”.

Pizarro explicó que los temas “fundamentales” para la DC son “la reactivación económica, porque nos preocupa el empleo, también la seguridad ciudadana, la atención de salud digna, terminar con el proceso de reformas educacionales”.

En el plano “político”, el senador consignó el “fortalecimiento de nuestra democracia con la implementación de la nueva ley de partidos políticos y el financiamiento de campañas transparentes con aportes del Estado, fiscalizables por el Servicio Electoral”.

En tanto, frente al proceso constituyente, Pizarro sostuvo que “no hay que olvidarse que lo tenemos por delante” y que “como DC hicimos una propuesta, que esperamos se acoja”.

Por su parte, la presidenta del PS, Isabel Allende, reconoció que hay que “ver de manera concreta si es que efectivamente tenemos el espacio suficiente en enero (para tramitar los proyectos), porque nos quedan dos semanas más de sesiones y nada más”.

Es que la carga legislativa de este mes es tal, que el martes pasado enfrentó a parlamentarios oficialistas entre sí por la sesión maratónica que tuvo la sala del Senado ayer y la suspensión de las comisiones legislativas.

Esta medida incluso llevó a que algunos parlamentarios de la Nueva Mayoría relativizaran la realización del cónclave citado por la mandataria para ayer en la noche, en Cerro Castillo, el que finalmente se concretó y continuaba hasta el cierre de esta edición. 

Archivos relacionados