Internacional

Luis Maira: "Ricardo Lagos está meditando la situación de ser candidato"

Jorge Arellano 29/01/2016

De “visita” en Chile, por su trabajo como actual representante en las conversaciones de paz entre las FARC y el Gobierno de Colombia, que lo mantiene en constantes viajes, el ex embajador Luis Maira (PS), abordó la contingencia política y aunque nunca ha sido considerado un  “laguista”, sí conoce al ex Presidente, con el que trabaja además  en el Consejo de las Relaciones Internacionales de América Latina (RIAL). El socialista destaca las capacidades del ex jefe de Estado y plantea que éste se encuentra meditando sobre  una opción presidencial.

¿Qué le parece que figuras como Ricardo Lagos o José Miguel Insulza sean una opción para 2017?

Falta mucho todavía, son dos grandes figuras, han estado en la historia reciente de Chile cumpliendo un papel fundamental, pero hay que abrir ese proceso, lo dijo bien el Presidente Lagos, hay que conversar el 2017. En el caso de José Miguel Insulza hay que ver además el ritmo del encargo que el país le ha hecho y al cual él está dedicado en La Haya, pero sin duda cuando uno pone juntos a los nombres de Insulza y Lagos se da cuenta que este país tiene un activo de hombres de Estado muy considerable, muy importante, que todavía pueden estar en condiciones de prestarle servicio al país.

Pero,  ¿le parece que alguno debería ser  la carta de la centroizquierda?

Le insisto, me parece prematuro colocar el tema de las candidaturas presidenciales o del proceso presidencial,  ya que las elecciones municipales de este año van a predeterminar el escenario.

Ricardo Lagos pidió que hablarán con él en 2017, ¿es la mejor opción?

Ricardo Lagos está meditando la situación de ser candidato. Para alguien como él,  con su historia, trabajo bastante cerca de él en un proyecto de relaciones internacionales de América Latina, y veo la cantidad de compromisos, de invitaciones del espacio internacional que tiene, que es envidiable, entonces pensar en volver a la arena política es más bien un sacrificio, tendrá que ponderarlo, lo mismo Insulza, pero dan cuenta que este es un país que tiene personas de gran tamaño.

Entonces, ¿hay poca renovación  dentro de la NM?

Bueno, hay también otros candidatos. Si ellos fueran los únicos se podría decir eso, pero hay figuras que han ido emergiendo y hay muchos jóvenes. A mí me impresiona la cantidad de gente que hay, en el trabajo que puedo hacer en Chile – trabajo fuera del país y el proceso de paz en Colombia me tiene cada vez menos en Santiago y cada vez más en La Habana, Bogotá u otros lugares-, en los seminarios o en los encuentros que tengo con profesionales jóvenes, gente de las universidades. El país tiene una muy buena reserva no sólo a mediano sino que también a más largo plazo.

¿Algún liderazgo joven que destacaría?

Los parlamentarios jóvenes que no son ni de la Nueva Mayoría ni de la derecha son figuras muy interesantes, para señalar algo, y he conocido a muchos que no tienen tanto nivel de representación actual pero que tienen gran capacidad en todos los sectores de la vida política, este no es un país con un liderazgo agotado o envejecido, es un país que afortunadamente tiene gente de muy nivel en todos los segmentos generacionales. 

En otra materia, ¿qué le parece que el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, dijera que Chile bloquea la opción de La Paz para presidir Celac?

En general estamos en un escenario de conflicto que hay que superar, a Bolivia no le conviene plantear las cosas en esos términos. 

Parece que cada día hay nuevos capítulos en la mala relación Chile-Bolivia

Bolivia tiene muchas cosas que hacer en el conjunto de América Latina y también con Chile como su vecino. A mí me gusta más bien pensar en la agenda de las cosas constructivas, lo que era la agenda de los 13 puntos y creo que desde ahí podemos equilibrar la relación entre los dos países.

¿Cómo va el proceso de paz en Colombia?

Va muy bien, a mí me sorprende lo que estamos avanzando.  Para ser franco cuando el presidente Santos y el jefe de las Farc, Timochenko, firmaron el 23 de septiembre el compromiso de en seis meses suscribir los acuerdos de paz -porque estaba adentro, por la enorme cantidad de asuntos pendientes- no lo creí posible, pero ahora me impresiona la rapidez con que se están desbloqueando muchas de las dificultades. Habían muchos brackets como se dice en el lenguaje de las Naciones Unidad, mucho corchete, muchas cosas entre paréntesis , que eran difíciles de plantear, porque era lo que había quedado no resuelto en los acuerdos generales y todo los días hay noticias de que se va desbloqueando. Hoy día no es una hipótesis poco realista firmar en la fecha que acordaron, el 23 de marzo, sino va a ser en un plazo posterior muy cercano.

¿Cómo va a afectar esto a la región?

Esto va a cambiar el escenario en América Latina, es el último conflicto armado en toda la región.  Se convierte en una zona de paz, Colombia gana enormes perspectivas, hay estudios que indican que puede crecer dos puntos adicionales en el PIB, tiene una enorme cantidad de recursos que ahorrar en lo que hoy es la guerra interna, 480 mil hombres en armas, cerca de 11 mil millones de dólares en un presupuesto militar muy alto que pueden ir al desarrollo productivo, a la reparación de las víctimas y a un país que puede convertirse en gran liderazgo para la región.

Archivos relacionados