1428520_500.jpg

Los cambios que transformarán el Transantiago

PULSO 20/12/2011

El ministerio de Transportes anunció nuevos contratos que comenzarán a regir entre enero y febrero del 2012, una vez que la Contraloría tome razón. Entre las novedades está que se terminará con el pago garantizado a las empresas, obligando a éstas a detenerse en paraderos, mejorar frecuencias y controlar evasión.

 

El Ministro de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, anunció hoy el fin de los contratos que tenían los privados con el Estado.  

Según el secretario de Estado, se está “terminando con los contratos hechos para beneficiar a las empresas y cambiándolos por contratos que benefician a las personas”, agregando que “era indispensable actuar ahora para evitar que los santiaguinos siguieran condenados a un mal servicio de transportes hasta el término de los malos contratos actuales, estipulado para el año 2022”.

Además de buscar mejorar el servicio para los pasajeros, los nuevos contratos permitirán disminuir el número de transbordos y resguardar a los trabajadores, pues incluyen una millonaria boleta de garantía en caso de incumplimientos laborales.

Los cambios se harán de forma paulatina, buscando transformar el Transantiago dentro de un año: “No queremos otro big bang como el de 2007, por eso ahora el principal desafío será implementar las mejoras que vienen con estos contratos de forma paulatina, informando a los usuarios de las mejoras, cambios de recorridos, pero también exigiendo y vigilando a las empresas para que cumplan las nuevas condiciones, todo lo que se traducirá en beneficios reales para la gente”, indicó la autoridad. 

DIEZ PUNTOS CLAVE 

1.- El 70% de los ingresos que recibirán las empresas será por pasajero transportado; lo que significará que ahora los buses deberán detenerse en las paradas, terminando con el hábito actual de circular sin tomar pasajeros.

2.- Cambio al sistema troncal-alimentador para responder a las reales demandas de viajes a las personas, poniendo fin a una división arbitraria que sólo obligaba a las personas a trasbordos innecesarios y largas caminatas.

3.- Las empresas tendrán descuentos por mala gestión y atención a usuarios en materias de alta relevancia para las personas como tiempos de espera prolongados en paraderos, fallas de frecuencia, grado de hacinamiento en buses, estado mecánico y de higiene en buses y el buen trato de los conductores.

4.- Las empresas deberán hacerse cargo de la evasión, buscando fórmulas para su control como zonas pagas, instalando mayor número de validadores y instalación de torniquetes en los buses.

5.- El Ministerio de Transportes contará con mayores facultades para evaluar las condiciones de los buses en terminales y rutas.

6.- Existirán zonas preferentes y no exclusivas, lo que permitirá generar una competencia controlada. 

7.- Las concesionarias deberán entregar boletas de garantía de hasta 18 mil U.F. al Ministerio de Transportes, las que serán cobradas en caso de incumplimiento de sueldos y cotizaciones. 

8.- Las empresas deberán cambiar y modernizar su flota, eliminando más de 800 buses y reemplazándolos por nuevos en un plazo de dos años.

9.- Los nuevos buses que ingresen a Transantiago contarán con un mejor diseño interior, perfeccionando la inclinación de los asientos, mayor cantidad de agarraderas y una mejor iluminación interior.  

10.- Las empresas concesionarias estarán obligadas a respetar un protocolo con Transantiago para responder efectivamente frente a contingencias de los servicios en la vía pública, cuyo incumplimiento significará multas. 

NUEVAS CONCESIONES

Buses Metropolitana: Mantiene la troncal 5 y asume la zona J, hasta ahora operada por Comercial Nuevo Milenio, que corresponde a las comunas de Cerro Navia, Lo Prado, Quinta Normal y Pudahuel. Con ello, la zona poniente logra una fusión que le permitirá mejorar los viajes y reducir los transbordos hacia el centro de Santiago, Providencia, Vitacura, Las Condes, Ñuñoa y Peñalolén.

Subus: Mantiene la troncal 2 e incorpora la zona G que estaba en manos de Las Araucarias, conformada por las comunas de La Cisterna, El Bosque, San Ramón, La Pintana y San Bernardo. Con ello, se eliminarán los transbordos desde el sur de la ciudad hacia el centro y norte de Santiago, principalmente a través de los ejes Santa Rosa, Gran Avenida, Vicuña Mackenna, Av. Independencia y Av. Recoleta.

Buses Vule: Mantiene la troncal 3 y la zona H, esta última bajo su administración desde el retiro de la quebrada Buses Gran Santiago, en octubre pasado. Incorpora la zona I, hasta ahora operada por Comercial Nuevo Milenio; además de la zona E que estaba concesionada a Unitran. Esto permitirá mejorar la conectividad de los viajes entre las comunas de Maipú, Estación Central, Cerrillos, La Granja, La Florida, Pedro Aguirre Cerda, Lo Espejo, San Miguel, San Joaquín y el sector norte de Santiago, principalmente Quilicura y el anillo Vespucio nororiente.

Redbus: Mantiene la operación de las zona alimentadora B, que administra desde la desaparición de Buses Gran Santiago en octubre; además de la zona C. Esto permitirá mejorar la oferta de recorridos y eliminar transbordos entre comunas de alto intercambio de viajes como son Huechuraba, Recoleta, Independencia, Conchalí, Renca, Quilicura, Las Condes, Providencia, Lo Barnechea y Vitacura.

Alsacia: Mantiene la troncal 1 con un grupo de servicios que integra la ciudad a través del anillo de Américo Vespucio.

Express: Mantiene su operación con troncal 4 y añade a sus actuales servicios los vigentes en la actual zona D, conformada por las comunas de Ñuñoa, La Reina, Macul y Peñalolén. De esta forma, se mejorará la conexión del sector con menos transbordos hacia Alameda, Av. Providencia, Apoquindo, Av. Las Condes, San Pablo y Pajaritos, principalmente.

STP: La empresa mantendrá el control de la zona F, que corresponde a la comuna de Puente Alto, privilegiando las combinaciones con la línea 4 de Metro y los troncales de Av. Concha y Toro y Santa Rosa.

 

Archivos relacionados