Ximena rincon

Internacional

La DC se juega su futuro: cuatro miradas para enfrentar la etapa histórica que vive el partido

PULSO 27/12/2017

La colectividad entrará durante los próximos meses en una etapa de redifinición que se prevé compleja y acalorada. Las posturas son variadas y mientras hay quienes tienen ganas de conducir la tienda, otros se cuestionan si tiene sentido la existencia de la misma.

¿Debe la DC negociar con la derecha en el próximo período legislativo y tener un rol de partido bisagra?

Edmundo Pérez Yoma: Un acuerdo administrativo no tiene connotación política  en el sentido de definiciones ideológicas. Es totalmente razonable que nuestros parlamentarios, tanto en el Senado como en la Cámara busquen el mejor acuerdo que les permita desarrollar con éxito sus tareas parlamentarias.

Ximena Rincón: Debemos ser capaces de analizar cada propuesta del Gobierno en su mérito. Debemos apoyar las iniciativas que aseguren el bienestar de hombres y mujeres en nuestro país. A ello deben estar todos convocados, por lo que no podemos seguir en la lógica de izquierdas o derechas.

Fuad Chahín: Más que bisagra hay que tener claro que vamos a estar en la oposición, pero una oposición independiente. Si Piñera hace un gobierno sectario,  tendrá una oposición muy firme en la DC, pero si hace un gobierno que busca el diálogo tendrá a una DC dispuesta a dialogar y aportar.

Diego Calderón: Yo prefiero que para ser oposición construyamos una mayoría con los partidos de la centroizquierda como la hemos construido en los últimos años. Eso no implica que asumimos una posición de desterrarnos a cualquier iniciativa de gobierno, veremos los proyectos para hacerlos mejores.

¿Se puede replicar una alianza política con el Partido Comunista en el futuro?

Edmundo Pérez Yoma: Estoy de acuerdo con aquellos que han señalado que para estar en la oposición  no es necesario formar coaliciones políticas. La oposición se ejerce desde las bancadas y los partidos. Es probable que se produzca una concordancia entre los partidos del centro y la izquierda en muchos temas.

Ximena Rincón: Las alianzas se construyen para lograr un fin concreto, y con el supuesto de compartir valores y principios comunes. Si estos fines, valores y principios son compartidos, e implican mayor bienestar para Chile, es posible una política de alianza, de lo contrario es impensada.

Fuad Chahín: Me tiene sin cuidado la política de alianzas porque primero la DC tiene que verse a sí mismo. Si no tenemos claro nuestro sentido y no modernizamos ni somos capaces de fortalecer nuestra institucionalidad entonces la DC está condenada a la desaparición, vayamos solos o en cualquier alianza.

Diego Calderón: Hay que darle tiempo al tiempo, estamos en oposición, tenemos tiempo para reflexionar, lo prioritario es resolver los temas de la DC y luego ver con quienes vamos a ir construyendo una alianza para enfrentar las alianzas municipales y para la elección presidencial que viene.

¿Qué liderazgos están llamados a conducir al partido en este período?

Edmundo Pérez Yoma: Los liderazgos deben surgir de lo que decidan las bases del partido. Por eso es tan importante que la nueva directiva surja de la renovación de toda la dirigencia del partido en sus distintos niveles.

Ximena Rincón: La tarea de conducir a la DC no es fácil, y en ese desafio están llamados todos los liderazgos de nuestro partido.  Dada la situación actual del Partido Demócrata Cristiano, el desafío es demasiado grande para prescindir de algún camarada.

Fuad Chahín: Es difícil saberlo hoy. Yo tengo la ganas y el deseo de conducir el partido y he recibido mucho respaldo en esa posibilidad para darle sentido, porque no es un momento para repartir cupos o cargos. Es un momento en que me motiva liderar a la DC y soy de las personas que mejor conoce el partido.

Diego Calderón: Lo ideal es resolver cuestiones internas y después ver quién representa mejor esa visión. El partido ha decidido en orden inverso, tendremos elección de directiva y luego entraremos en estas discusiones. A mí me interpreta una DC que liderada  por Yasna Provoste, Francisco Huenchumilla y Ximena Rincón.

¿Cuáles son las definiciones ideológicas más importantes que debe resolver el partido para situarse en el mapa político?

Edmundo Pérez Yoma: Hay diferencias ideológicas muy grandes al interior de la DC que ameritan una discusión política de fondo. Es difícil ponerse de acuerdo, pero no podemos continuar a futuro sin hacer un esfuerzo. Estamos en una etapa crucial y las respuestas que demos deben estar a la altura de los desafíos.

Ximena Rincón: Debemos definirnos sobre temas que permitan entender la sociedad actual. Los conceptos de familia actuales son muy distintos al de  años atrás. Además, debemos discutir nuevamente el rol del Estado.  Discutir sobre deberes y derechos del ciudadano, y cómo lograr crecimiento y equidad sustentables.

Fuad Chahín: Tenemos que transfórmanos en el partido que se preocupe de la clase media y ser el partido de la descentralización. Volver a tomar un compromiso fuerte con temas medioambientales. Tenemos que asumir el tema de la seguridad ciudadana, pero desde una perspectiva comunitaria.

Diego Calderón: Hay que hacer un reset, partir de cero la discusión. La primera pregunta que tenemos que hacernos es si se justifica la existencia de una Democracia Cristiana, esa es la primera pregunta. En función de eso se resuelven cosas ideológicas y luego programáticas. Tenemos diferencias desde lo más básico.

¿Qué factores incidieron en que la DC tuviera el peor resultado electoral de su historia?

Edmundo Pérez Yoma: El noble esfuerzo que hizo Carolina Goic no fue apoyado por la mayoría de los parlamentarios que se presentaron a la reelección. Es más, algunos apenas se contuvieron para no apoyar a Guillier antes de la primera vuelta. Se debe hacer un análisis profundo  acerca del distanciamiento de nuestros votantes.

Ximena Rincón: El principal factor  fue la incapacidad política de generar un pacto electoral que le diera mayores probabilidades de elección a nuestros candidatos, la falta de unidad fue castigada por la ciudadanía. Claramente hemos perdido la capacidad de ponernos objetivos comunes por sobre los intereses particulares.

Fuad Chahín: Nuestro electorado no entendió el tema de ir a primera vuelta. Tampoco llenamos las plantillas en muchos distritos, no entendimos el sistema electoral, pese a que muchos lo advertimos. Hubo un divorcio entre la candidatura presidencial y las parlamentarias.

Diego Calderón: Por un lado hay un desprestigio de la coalición de la cual formábamos parte. También el hecho de tomar la decisión de ir directamente a primera vuelta nos perjudicó mucho, la gente no entendió esa decisión, no la compartió y no se justificó. Además, la DC no tuvo una identidad clara.